domingo, 6 de junio de 2010

Conejo con ciruelas




El plato preferido de mi padre.

Me entusiasma esta receta. No solo porque lleva ciruelas secas, que es un producto que en la cocina catalana tradicional se utiliza bastante, sino porque me parece que la salsa que lleva le queda fenomenal a la carne de conejo.

Ingredientes para 4 personas

Un conejo de 1 kg aprox.(Con hígado)
Ciruelas pasas sin hueso
100 g de panceta curada a tacos
1 bolsa (12 u.) de chalotas 
6 almendras tostadas
6 avellanas tostadas
12 piñones
1 ramita de tomillo
1 dedo de brandy
 250 cl. de caldo de carne
3 cucharadas de miel
Aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre de vino
Pimienta negra
Sal

Poner las ciruelas a remojar en el brandy hasta que se hidraten.

Cortar el conejo a trozos regulares. Salpimentar y dorar en una cazuela con aceite a fuego medio. Reservar.

En la misma cazuela, freír la panceta curada cortada a trozos. Salpimentar el hígado del conejo y freír. Reservar todo.

Retirar el excedente de aceite de la cazuela y agregar las chalotas. Si no disponéis de cebollas mini, usad cebolla tierna troceada. Sofreír a fuego lento hasta que se ablanden y cojan algo de color.

Añadir la panceta a trozos.

Hacer un majado con los frutos secos y el hígado de conejo. Añadir a la cazuela. Rehogar dos minutos a fuego lento. 

Introducir el conejo en la cazuela junto con el jugo que haya soltado. Añadir el vinagre, la miel y el brandy. Reducir hasta que se evapore el alcohol.

Cubrir con el caldo (justo cubrir no os paséis). Sazonar con la ramita de tomillo. Tapar y dejar cocer, a fuego lento, hasta que la carne esté tierna. Si es necesario echar más caldo. El líquido no debe faltar pero tampoco sobrar, hay que ir añadiéndolo, a cucharadas, a medida que el guiso lo vaya necesitando.

Cinco minutos antes de finalizar la cocción, cuando veáis que la carne está tierna, introducir en el guiso las ciruelas.

Se puede acompañar de patatas fritas o cocidas al vapor ligeramente aplastadas y aliñadas con sal, aceite de oliva virgen, y perejil picado.

Por si acaso...

Tened mucho cuidado con el aceite, recordar que la panceta ya contiene grasa y os puede quedar la salsa aceitosa.

Este plato se hace con poco líquido. Si echáis el caldo según lo vayáis necesitando la salsa reduce y espesa sola. De ese modo no será necesario añadir harina al sofrito.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.