sábado, 16 de octubre de 2010

Conejo con caracoles








Entre todas las elaboraciones con conejo no podía faltar "el conejo con caracoles" Un guiso que compatibiliza, en un solo plato, dos productos muy arraigados en la gastronomía de nuestro país.


Ingredientes para 4 personas

Un conejo de 1 kg aprox.
1 loncha gruesa de beicon natural curado
2 cebollas medianas
250 g. de tomate maduro triturado
3 dientes de ajo
1/2 vaso de vino tinto de mesa
Setas variadas (opcional)
1 kg. de caracoles congelados
Caldo de carne
Aceite de oliva
1 rama de tomillo fresco
 Harina de maíz 
Pimienta negra
Sal 

Retirar la grasa más visible del conejo. Trocear y salpimentar.

Cortar la loncha de beicon a tacos. Freír en cazuela con un poco de aceite de oliva y reservar.

En la misma cazuela (echar más aceite si hiciera falta) dorar los trozos de conejo por tandas. Reservar.
El sofrito

Cortar la cebolla muy fina y sofreír, a fuego lento. en el mismo aceite donde habéis cocinado el conejo, (Quitar el exceso de aceite si fuera necesario).

Cuando la cebolla haya ablandado, añadir los ajos machacados. Sazonar con sal, y cocinar todo a fuego lento hasta que el conjunto tome un color dorado.

A continuación añadir el vino tinto y reducir a fuego lento.

Echar el tomate triturado y un ramillete de tomillo. Freír el tomate hasta se pegue un poco al fondo de la cazuela.  Necesitamos tener un buen fondo para dar color a la salsa.

Añadir una punta de cuchara de harina de maíz . Lo remarco porque yo me he pasado un poco con la cantidad y la salsa ha espesado demasiado. Cocinar unos minutos y regar con un poco de caldo. Remover para despegar la harina del fondo.

Probar la salsa y rectificar de sal si fuera necesario.

Introducir en la cazuela el conejo, el beicon, los caracoles y las setas limpias y troceadas, (si las tenéis). Cubrir con el caldo y cocinar, a fuego lento, hasta que la carne esté tierna.

Es preferible no echar mucho caldo solo el suficiente para que justo cubra el conejo.


Recordar: He marcado en rojo la cantidad de harina que tenéis que poner  porque yo misma me he pasado un poco de cantidad. Si observáis la salsa me ha quedado demasiado espesa.

El beicon curado ya contiene sal, por lo cual hay que tener cuidado al condimentar el plato para que no os quede fuerte de sabor.

Si secáis el conejo con un poco de papel de cocina antes de freir en aceite éste no salpicará.

Si necesitáis saber como se limpian los caracoles visitad mi página aquí.


26 comentarios:

  1. Madre mia que guiso mas bueno,con esa salsa te comes media barra de pan....en casa tambien nos gusta mucho esta carne.
    Besets.

    ResponderEliminar
  2. A mí se me resisten los caracoles, pero no te preocupes, yo me quedo con la carne de conejo que me encanta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que conejo más rico y que salsita con más buena pinta, te lo copio. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Para José Manuel el conejo y para mi los caracoles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena esta receta, el conejo con caracoles me encanta.

    ResponderEliminar
  6. Divinooooooooo wapa ,me encanta el conejo pero con los caracoles no puedoooooor jis..jis.
    Me llevo un platin de arroz y ese guiso de habas pardinas seguro estaban de muete lenta.
    Bicos mil y feli finde.

    ResponderEliminar
  7. Querida BlueLady.....mil perdones!!...sere sincera......amo los caracoles.....pero el conejo....no gracias.....en todo caso se ve espectacular son esa salsa!!.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  8. Que rica combinación , un beso.

    ResponderEliminar
  9. me como solo los caracoles vale?? jiji besos wapaaa

    ResponderEliminar
  10. Hola BlueLady!!!! que buena pinta tiene todo!!

    el conejo me encanta pero los caracoles en la vida los he comido! y no será por ganas! pero por aquí no es muy típico. Pero en cuanto tenga ocasión de comerlos en un sitio donde los preparen bien ni me lo pienso!!!!

    y esa salsina!!! wooowww!!!!

    yo pongo el pan y el vino! ¿te parece?

    te deseo un feliz domingo! ;)

    ResponderEliminar
  11. Ainsss!! Sé que esta receta tiene su polémica. Pero así como yo respeto enormemente los gustoa ajenos, espero que también se respeten los mios. No penséis que me defraudais con los comentarios en contra, al contrario, simplemente confirman lo que yo ya sabía de antemano. En Catalunya se consumen caracoles, conozco a muy poca gente que no los coma. No sé si sabéis que en Lérida celebran una fiesta que se llama "Aplec del cargol" Ese día se pueden degustar en multitud de bares y restaurantes de la provincia. En cuanto al conejo, como ya dije en otro post, estadisticamente es una de las carnes menos consumida. Pueden haber varias razones las que más me comentan son: qué tiene mucho "huesecillo" qué lo consideran una mascota, o que sabe a "pelo". Como digo, todas las opiniones son opciones personales muy respetables.

    ResponderEliminar
  12. Qué receta tan rica, y con caracoles, con lo que me gustan. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Blue. Este plato tiene una pinta excepcional pero existe un inconveniente para mí jj y es que ni me gusta el conejo ni los caracoles, todo lo demás me encanta pero para no hacerte un desaire probaría un trozo de conejo, eso sí, con mucho pan para mojar en esa salsa que nada más verla entra por los ojos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Bluelady, en casa de mis suegros los caracoles son algo que les encanta, sobre todo en tomate bien picante pero yo no puedo con ellos ni con el conejo. Me parecen tan adorables que soy incapaz de comerlos, incongruencias de carnivora.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Os voy a contar una anécdota. Uno de mis cuñados es de nacionalidad alemana. El año pasado, en una de sus visitas a mi casa, le pregunté si quería probar las navajas a la plancha. Al preguntarme que qué eran, le saque el plato de la nevera para enseñarselas y me dijo que parecían gusanos, pero que las probaría. No le desagradaron, pero como no es un producto inherente a su cultura no crea que las pida en ningún sitio donde vaya. Sin embargo hay gente a la que les encantan y no solo eso, sino que ni siquiera se han planteado jamás no comerlas porque es algo, como digo cultural. Ya se ha tenído que acostumbrar a las aceitunas en la ensalada o al aceite de oliva, productos, para nosotros muy normales en nuestar cocina. Pero por encima de todo eso, repito, que estan los gustos y las opciones personales de cada uno.
    Yo os confieso que por mi misma no pediría núnca muchos de los productos que se venden en las casquerias y sin embargo han sido y son muy populares. ¿Sabéis que jamás he probado los pies de cerdo? ni pienso hacerlo a menos que me vea obligada. Sin embargo para muchas personas es un verdadero manjar. Y ya no hablemos de la sangre frita, las mollejas...
    Lo que si he comido son los callos y el hígado con cebolla, no es lo que más me gusta en la vida, pero los he comido. ¿Quién sabe si alguna vez me dan a probar algún otro producto que, según su preparación, me haga cambiar de opinión? No me cierro en banda a nada pero... lo dicho, cada uno tiene sus preferencias.


    Juan, una vez que vino un amigo a casa a comer, de segundo teníamos conejo con alcachofas.
    Al verse el plato delante nos dijo que no le gustaba el conejo, pero no consintió que lo retiráramos. Se comió todas las alcachofas y no solo eso, sino que rebañó el plato con pan. Todo es cuestión de encontrar una preparación que te guste. Ya comenté en el post anterior, que he descubierto que si se le quita la grasa al conejo tanto de fuera como de dentro de la carne (Con un pequeño corte hecho con la tijera sale) el sabor característico al que yo llamo de "pelo" desaparece. También hay que elegir un animal tierno de poco peso. Si a la hora de cocinarlo se frie en su justo punto y luego se le hierve en su salsa, queda jugoso igualmente.
    Si, como he dicho hay otras razones, pues son muy respetables.

    ResponderEliminar
  17. BlueLady el conejo me encanta, y caracoles comí una sola vez en la vida, pero mi mamá siempre nos decía que el conejo con caracoles era una delicia.
    Fue una agradable sorpresa verlo en tu blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Uyyyy en esta ocasión no como en tu casa... aunque lo he intentado, no puedo con los caracoles, y mira que cuando los veo guisados, huelen de maravilla, pero el bicho... jajaja. De todos modos, la receta del conejo, sin este ingrediente, me parece buenísima.ç

    Un besín.

    ResponderEliminar
  19. Tiene una pinta buenísima, probaría los caracoles con esa salsita que parece deliciosa, besos

    ResponderEliminar
  20. Toda la razón tienes depende como se cocine el plato gusta más o gusta menos, todo es ingeniárselas para que caiga en gracia y esté bueno.
    Este plato yo personalmente no lo he probado, porque en casa no somos mucho de caracoles, aunque a la familia les encantan.
    Yo me comería el conejo con alcachofas mejor, y con caracoles dos o tres no me llaman mucho la atención.
    Aunque te ha quedado un platito de lujo.
    besos guapa
    feliz semana amiga

    ResponderEliminar
  21. Jajaja veo que hay disparidad de opiniones, eso es bueno. Me gustaría que probarais la "Terrina de conejo con hierbas" es fantástica. Os la pondré pero no ahora, de cara a la primavera que es el tiempo más adecuado porque se come fria, encima de una tostada de pan con mantequilla o ajo o bien acompañada de una ensalada.

    Veo que he doblado un comentario de los mios. Ayer la web iba como quería y repetí el comentario porque no estaba segura de que se hubiera registrado, Otro día habrá qu esperar...

    Muchas gracias por estar ahí y por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  22. Bluelady, que combinación más poco vista jeje.
    A mí no me va mucho ni una ni otra.. pero.. para el que le gusten es un pedazo de receta!Bss!

    ResponderEliminar
  23. Bluelady que propuesta más deliciosa, el conejo me facina. Que plato que seguro debe de estar delicioso. Deje algo para ti en mi blog. Besos! Nathalie (mundo bizcocho)

    ResponderEliminar
  24. Je n'ai jamais pensé au lapin et escargots.
    Ca doit délicieux.
    I've awards for you.
    A bientôt.

    ResponderEliminar
  25. Una receta de lo más atrevida, como a mi me gustan.
    El conejo es una delicia para mi, los caracoles lo he probado pero los encontré como insípidos, no sé. Quizás con esta preparación resultan más sabrosos porque el plato tiene una pinta que ni te cuento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Vaya me has tocado mi punto débil,los caracoles....¡¡¡¡y on conejo ni te digo,yo así no los he hecho nunca,pero me llevo tu receta,los tengo que probar,
    un besito enorme.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.