domingo, 3 de marzo de 2019

Redondo de pollo en salsa con picada de frutos secos













El primer redondo de pollo que hice lo cociné en el horno y con aquellas ideas de novata que tenía, trituré todas las verduras para hacer la salsa porque no quería perder nada de lo que le había añadido. Hoy en día seguramente las hubiera pasado por el chino porque las salsas, con según que tipo de hortalizas, no quedan demasiado presentables. A pesar de ello bauticé el plato como "Pollo supreme". Me parto de risa cada vez que lo leo, aunque tengo que decir que no estaba nada mal de sabor. La segunda receta con redondo de pollo o pollo enrollado con uvas, la elaboré con una salsa igual de sabrosa pero mucho más fina.  El plato de hoy está hecho con una salsa rústica y clásica. Es una mezcla de rustido de la abuela con un relleno de jamón de york y queso crema. De sabor ¿Qué os voy a decir? ¡Divino!. Todo lo que se hace a fuego lento y con paciencia sale adelante. 

Por lo general se sirve un redondo de pollo por persona, equivalente a un muslo de pollo. En casa solo cociné dos pero os pongo la receta para cuatro porque suele ser un número de comensales más habitual.


Ingredientes para 4 personas

4  Redondos de pollo 
400 g de cebollas
200 g de tomate muy maduro
2 dientes de ajo grandes
30 g de avellanas
30 g de piñones
2 hojas de laurel
2 ramitas de tomillo fresco
Un chorrito de vino blanco
300 ml de caldo desengrasado, sazonado con sal
Sal
Pimienta negra de molinillo
Aceite de oliva






Salpimentar el pollo y dorar por todos los lados con aceite de oliva. Echar el vino y reducir completamente el alcohol. Reservar.




Cortar la cebolla. Rehogar a fuego lento conjuntamente con los ajos enteros. Cuando la cebolla esté transparente, introducir el tomate pelado y cortado a trocitos pequeños. Condimentar con el laurel y el tomillo. Sazonar con un poco de sal.




Tapar la cazuela y cocinar a fuego lento hasta que el sofrito reduzca. Remover de vez en cuando.




Este paso es importante para dar más sabor al fondo. Cuando veáis que el sofrito se empieza a pegar, añadir unas cucharaditas de caldo. Remover para que se despegue el sofrito y reducir otra vez, a fuego lento, hasta que de nuevo se evapore toda la humedad. 




Y ahora ya se puede echar el caldo. Reservar dos dedos para ir añadiendo a medida que se vaya evaporando. Remover bien para que se integre.




Introducir los redondos en la cazuela.  Picar las avellanas en el mortero. Añadir a la cazuela, junto a los piñones. Tapar y cocinar 6 0 7 minutos más. 






Retirar el laurel y el tomillo. Servir caliente cortado y con la salsa por encima. 




2 comentarios:

  1. No hay que decir nada, solo leyendo los ingredientes y mirando las fotos lo sabemos todo, una delicia de plato al que hay que añadir un buen pan para la salsa y listos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. uenísimo, para disfrutar de un bun palto, sólo verlo apetece tenrlo delante. Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.