viernes, 27 de septiembre de 2013

Pechuga de pollo con salsa de uvas moradas




  
      


LA UVA ARAGONÉS es el nuevo reto que nos propone El recetario Mañoso para el mes de octubre. Nos lo presenta en un completísimo post su anfitriona Isabel, del Blog Las delicias de Isabel. Le acompaña en esta ocasión como tutora y maestra de ceremonias nuestra querida Marisa del Blog Cocinando en Mislares

Siempre me gusta apuntar que aunque los productos que usemos para cocinar sean sencillos hay que procurar que éstos sean frescos y a ser posible de temporada. Este plato reúne todas esas características pero además destacaría que hay que elegir uvas en su justo punto de maduración. Sin embargo, en este caso, no es necesario que sean extremadamente dulces. Las uvas con menos proporción de azúcar son perfectas para salsas, asados, y zumos. También acompañan muy bien a las carnes de ave de corral.


Ingredientes para 4 personas 

2 pechugas grandes de pollo con su piel (1/2 pechuga por persona)
400 g de uvas moradas + 150 g
20 g de pistachos tostados
1 cebolla tierna grande 
12 cebollitas francesas
2 lonchas de panceta curada muy veteada
3/4 de vaso, de los de agua, de vino blanco suave
1 vaso de caldo de carne o de pollo
Aceite de oliva
Maicena
Mantequilla
Pimienta negra
Sal
Hilo de cocina 

Sugerencia: Se puede usar también el muslo de pollo deshuesado


Debéis elegir uvas gordas, porque de lo que se trata es de usar su zumo. Así que lo que haremos primero es licuar las uvas, añadir el vino, y a continuación colar. 

Poner a calentar agua en un cazo. Cuando hierva, echar dentro del agua los pistachos sin la cáscara. dura que los envuelve. Apagad el fuego y dejadlos unos minutos en reposo. Escurrir y pelar.

Cortar las dos tiras de panceta a trocitos pequeños.

Limpiar bien los restos de plumas que pudiera tener la piel de la pechuga del pollo. Mechar las pechugas con las tiras de beicon cortadas a trocitos y los pistachos. Atar con un poco hilo de cocina.

Condimentar las pechugas con pimienta negra. Macerar cubiertas del zumo de uva y vino durante al menos dos horas. Guardar en la nevera.

Transcurrido el tiempo de macerado, escurrir y secar la carne con papel de cocina. Condimentar con sal (no mucha que el beicon ya aporta lo suyo) y un poco más de pimienta negra de molinillo, si puede ser bien aromática.

Calentad aceite en una cazuela. No cocinéis las pechugas hasta que el aceite no haya cogido temperatura, pero se debe controlar el fuego para que no se queme el fondo. Procurar que cojan color por todas las caras de manera uniforme. Reservar.

Dorar en la misma cazuela la segunda tira de beicon cortada a trocitos pequeños y reservar. Siempre a fuego medio para que no se queme el fondo.

Cortar a trozos la cebolla tierna y pochar, hasta dorar, en la misma cazuela.

Echar una cucharadita rasa de maicena. Remover para que se dore un poco y a continuación verter el caldo de la maceración. Introducir las pechugas de pollo. Reducir en sus 3/4 partes a fuego muy lento. El resultado tiene que parecerse a un jarabe espeso. Y las pechugas deben tener un aspecto caramelizado.

Retirar las pechugas de la cazuela y reservar. 


Vamos a por la preparación de la salsa

Echar el vaso de caldo en la salsita que se ha formado en la cazuela para recoger todos los jugos. Triturar con el turmix. 

Si lo creéis necesario pasad todo por el colador chino para obtener una salsa más fina.

Verter la salsa en la cazuela. Introducir en ella la panceta (recordar que es una aportación de sal también) y reducir de nuevo la salsa hasta que adquiera la textura espesa que más os guste. Comprobar el punto de sal, por si acaso, pero no creo que haga falta añadir más.

No es necesario guisar mucho más las pechugas o quedarán muy secas. Cuando hayáis reducido la salsa completamente, volvéis a colocar las pechugas dentro y las calentáis un poco. 

Hay que cortar la carne a rodajas antes de colocar en los platos. 

Servir con una guarnición de cebollitas francesas al horno, y uvas salteadas en mantequilla. También queda genial el arroz blanco hervido y salteado.

Ni que decir tiene que la salsa está mucho mejor de sabor y con mejor textura de un día para otro.

Para usar la uva en cocina es preferible quitar las pepitas. Para ello hacer un corte a lo largo del grano, sin acabar de abrir del todo y sacarlas con la punta de un palillo de madera. 

Si preferís emplear muslo de pollo en lugar de pechuga, el rollito os saldrá mucho más jugoso, pero con menos presentación al cortar. Las proporciones de la salsa ser mantendrían igual, pero necesitaréis un muslo deshuesado por persona.


19 comentarios:

  1. Hola! Se ve tan deliciosa. Gracias por esta receta.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay!. Es que la uva, como esté sin acabar de madurar resulta demasiado ácida y como se haya pasado... No sé cual de los dos puntos es peor...
    Hija de mi vida.
    Leo la receta y es que babeo pero ya cuando me pongo a ver las fotos con calma ni te cuento!!!.
    La textura y el colorcico de la salsa me tienen enamoradica.
    ¡Pero, ya, el mechado me ha dejado...!
    ¡Que colorido le dan los pistachos a la carne!!!.
    Vamos, que entre unas cosas y otras te ha quedado un platazo.
    ¡Que hasta me gruñe el estómago!.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Qué receta tan original, tiene que ser sabrosísima!

    ResponderEliminar
  4. Me parece una receta deliciosa y original y la has presentado de maravilla.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, he dado un vistazo por tu blog y la verdad que me ha encantado tus recetas, presentaciones, me quedo por aqui, si me permites, te invito a visitar el mio http://madamenaroa.blogspot.com/, saludos desde Uruguay.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro mucho de ver que al fin te has decidido por publicar con frecuencia claro que viendo platos como éste comprendo que tuvieras tus dudas pues es una receta muy cuidada y elaborada. Hasta la composición y cromatismo del conjunto están pensados al milímetro. Eres una artista como la copa de un pino. Felicidades.

    ResponderEliminar
  7. Qué foto Alba, se sale de la pantalla, mira la hora que es y me ha entrado hambre de ver este rico pollo con una salsa más que exquisita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Alba! Te voy a declarar la "Reina de la Uva" en la cocina, qué ingeniosas recetas nos has regalado. Ahora el pollo, y ¡qué pollo! Estoy deseando probar estas recetas, esperaré a que aquí sea el otoño eso sí, que es cuando hay que aprovechar esta fruta maravillosa. Te mando un besitos y que tengas muy buen finde!

    ResponderEliminar
  9. Ya veo que han declarado "reina de la uva" jajajaj. Si es que no me extraña! anda que no estamos aprendiendo con todas esas cosas ricas que nos propones. Yo solo como uva en nochevieja y en conserva, para que sea pequeñita, sin pepitas y sin piel (una que es muy fisna jejej) y ahora tantas recetas buenas con uvas que tengo en pendientes (y no en las orejas).
    Se ve que estoy graciosilla hoy jajaj.
    Un besico y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, es que ando probando Pilar, que yo tampoco había cocinado con uvas y le he cogido el gustillo.
      Lo de quitar las pepitas tiene su parte de masoquismo. Si las eliges de piel fina no molesta pero con las pepitas son incomestibles. ¡Hay que quitarlas necesariamente!...
      Besicos.

      Eliminar
  10. pues ahora que es época de vendimia esta salsa va de perlas....

    ResponderEliminar
  11. Alba, se me hace la boca agua, solo con ver las fotos.

    ResponderEliminar
  12. Una aportación fabulosa, que jugosa se ve la pechuga.
    Estupenda.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  13. MMMmmm Que bueno debe estar Alba! Esto se merece por lo menos una estrella michelin... o dos, je je. Besos!

    ResponderEliminar
  14. Que ricas tienen que estar esas pechugas!! y que fotos...Besos

    ResponderEliminar
  15. Que bueno por favor, una receta elaborada que merece la pena probar, la anoto en pendientes. Saludos mañosos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Alba. Veo que tu repertorio de recetas con uvas es muy extenso jj. Esta es la segunda que te veo y si la primera ya me encantó esta lo ha hecho aún más.
    Una receta muy elaborada y con una salsa que debe estar exquisita. Ver las fotos y apetecer probarlas es lo mismo. Una delicia de plato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Alba menuda receta rica que nos has mandado esta deliciosa. Gracias y bss

    ResponderEliminar
  18. Acabo de llegar a tu blog y por aquí me quedo a curiosear,te invito a curiosear por el nuestro,
    Tu receta de pechugas me ha encantado,la apuntare en mis pendientes.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.