lunes, 23 de septiembre de 2013

Magdalenas con higos y uvas








Las tardes se tornan paulatinamente más fresquitas en Barcelona a medida que vamos dejando atrás el mes de septiembre. A media tarde apetece hacer un descanso para tomar un café, o una buena taza de té. No suelo tomar azúcar con las infusiones pero esta vez la he endulzado con una cucharadita de "Soumada", un almíbar de almendras que me regaló mi querida Wiwith, autora del blog Cuchiflitos

Leyendo el último post de Fe-i*ká del Blog mingonolas de fruti fruti, una muy buena compañera en estos inmensos caminos de la blogosfera, no pude menos que reflexionar sobre aquellos sabores de antaño que de una manera u otra conservamos en nuestra memoria. 

No sé si a vosotr@s os pasa que, a pesar de gustaros la nueva repostería, no podéis prescindir de los dulces de siempre, los más tradicionales, esos que se pueden hacer en casa con lo más básico, huevos, harina, levadura y algo de imaginación. Precisamente las magdalenas se encuentran entre mis preferidos. Sin olvidar las tartas de queso, de manzana, los hojaldres... Pero para mi las magdalenas siempre han tenido y tienen un lugar preferente, sobre todo cuando me apetece mojar en la leche.

Como sabéis, estos últimos años en muchas ciudades y pueblos se han abierto establecimientos especializados en todo tipo de magdalenas. Por mucho empeño que haya en bautizarlas como cupcakes yo les sigo llamando magdalenas, parece que así las defino mucho mejor. La industria alimentaria, y los artesanos, nos ofrecen gran cantidad de fórmulas, y variedades. Las hacen con distintas harinas y rellenos. Con copete o sin él. Rematadas de fondant, mantequilla, chantilly, y adornos varios. Suelen ir presentadas sobre moldes estampados de multitud de colorines, y son capaces de contentar a los paladares más exigentes. No solo no me he conformado con degustarlas en el propio establecimiento sino que he llegado incluso a comprar para llevar a casa y así poder probar todas y cada una de ellas en la creencia de que encontraría "mi magdalena", la divina, la mejor...

Muy a mi pesar, y mira que lo he intentado, a día de hoy no hay ninguna otra que me guste más que la que he hecho siempre en casa partiendo de una sencilla receta de esas de toda la vida. La misma a la que cambiándole el relleno del interior la puedo ir adecuando a la estación del año que corresponda en cada momento, en este caso de higos y uvas blancas. De sabor tradicional y textura esponjosa es ideal para rellenar, para mojar en la leche o el café. También es perfecta en el desayuno y la merienda de niños y adultos, o para comer entre horas. Y si me apuráis os diré que acompañada de una buena porción de nata, helado o macedonia, podría servirse como postre.

Os dejo aquí mi propuesta. Una receta base que no deja de ser la de las "Magdalenas caseras" que ya tengo publicada a la que le he hecho un ligero cambio. En ella también podéis ver como hacer la masa con Thermomix.



16 comentarios:

  1. A pesar de que dices que has utilizado una receta básica, te aseguro que nunca las había visto elaboradas con yogur. Lo de las magdalenas es un verdadero mundo que tú acabas de ampliar añadiéndoles higos. Me has dejado impresionada. Besos guapísima

    ResponderEliminar
  2. Ruqui, es una receta que me dio un pastelero de Teruel hace muchísimo tiempo. Me dijo que podía utilizar leche o yogur y yo opté por el yogur.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado para disfrutar, qué ricas!! Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  4. La anterior receta nos mostrabas unas albondigas con sorpresa y ahora unas magdalenas tambien con sorpresa ,eres genial ,todo te queda buenisimo y con una pinta super apetecible
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  5. Para mi no que ya sabéis todos lo mío con los higos pero estas harán las delicias de muchos de la familia.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  6. Que ricas Alba! yo también pienso que todo te queda buenísimo. Besos

    ResponderEliminar
  7. Tienes mucha razón Alba, yo también he estado tiempo buscando la receta ideal para hacer las magdalenas perfectas y he llegado a la conclusión que la "perfecta" no es otra que la que "a mi me gusta". Yo quería encontrar aquellas que hacía mi madre en el horno del pueblo para las fiestas... pero estaba equivocada! yo quería encontrar el "recuerdo" de aquel tiempo pasado.
    En cuanto a los cupcakes... pues son muy bonitos, pero me da pena comerlos jajaja.
    Por cierto... que son las uvas el ingrediente de éste mes en el mañoso. Tu receta vale eh?
    Un besico wapa.

    ResponderEliminar
  8. Muy ricas y con esos hijos ya para morirse ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Alba. Me alegro mucho al volver a verte de nuevo por estos lares. Tienes toda la razón en tus argumentos. ahora te encuentras en cualquier lugar algún establecimiento en donde abundan las magdalenas o cupcakes de mil y una manera. Yo he probado algunos ya que me llamaban la atención por sus formas y adornos pero te aseguro que con todos esos encantos no saben igual a lo hecho en casa y más si quien los hace eres tu jj.
    Estas magdalenas ya las quisieran para sí muchos de esos establecimientos. Es más creo que se quedarían con la boca abierta si prueban una de las que has hecho. A mí personalmente has conseguido que la boca se me haga agua al ver una de ellas con esos higos que tanto me gustan.
    Sin duda están para chuparse los dedos.
    Espero que hayas pasado un estupendo verano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me has hecho reflexionar, tengo muy olvidadas las magdalenas clásicas, esas que siempre nos han gustado y es que con tantas tentaciones acabamos dejando de lado lo mejor.
    Claro que las tuyas serán clásicas por la masa, pero ese relleno es extraordinario, para dar la bienvenida al otoño.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta cómo sale ese higo por la magdalena! qué buena pinta! Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Alba!! Qué fotos más lindas, es que estas magdalenas están para comérselas todas! besitos

    ResponderEliminar
  13. Te han quedado rebentonas ummmm....la primera foto esta que se sale, me encantan!!!
    Besets.

    ResponderEliminar
  14. Estoy completamente de acuerdo contigo, dónde estén los postres caseros de siempre .....alli estaré yo jajaja.....no hay nada mas rico que una magdalena con sabor a pueblo, a infancia, a meriendas o desayunos compartidos en familia.......vamos que te habrás dado cuenta que tus magdalenas me han hecho tilín y por cierto con ese relleno nunca las he preparado ;)
    Besinos guapa.

    ResponderEliminar
  15. Bueno!!!!!!!!!. tienes razón.
    De este post si que no me enteré y es que, por la fechas, veo que estaba de vacaciones y en esos días, que aprovecho para estar con Manolo todo lo que puedo, no le hago mucho caso que digamos a intenet salvo para ver alguna serie que nos gusta o enseñarle al susodicho algún "programa de los raros" que me gustan a mí (tipo running man o el Doctor who...)
    Gracias por avisarme y yo también te tengo que dar la razón aunque aún no me he decidido a hacer, yo, mis propias magdalenas. Más que nada porque no acabo de decidirme por una receta y porque le pregunté a la pastelera de mi pueblo (gran equivocación, por cierto) y me desalentó un poco.
    Lo más gracioso es que tengo, en la despensa, un "impulsor" que da la casualidad que es el que se usa en panadería para hacer las magdalenas pero, mira, que no. que no me decido y aquí me quedo, como una pava babeando delante de las magdalenas y todo por miedosa!!!.
    ¡Si es que tengo delito!!!.
    Vamos que otra receta que me deja lela delante del pc...

    Besicos.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.