viernes, 10 de febrero de 2017

Potaje de verduras con salmón


  




Mi casa parece "cucharolandia" últimamente. Seguimos con temperaturas bajas y apetece tomar platos calentitos. Con deciros que he terminado con todas las existencias de menudillos, huesos de carne, pollo, y jamón, que voy guardando en los dos congeladores (el de la nevera y uno individual más pequeño) para hacer todos mis caldos, ya os podéis hacer una idea. Así que hoy me ha tocado aprovechar algunos productos vegetales.

En mi opinión, en un buen caldo de verduras no puede faltar el puerro y la cebolla. También me gusta añadir el tallo verde de las cebolletas, le dan un sabor extraordinario. Una rama pequeña de apio, si gusta, no le viene mal porque es muy aromático, aunque hoy no lo he usado porque no tenía. No hay que olvidar las zanahorias, nabos o chirivías, dan sabor y perfuman de manera muy agradable el caldo. Incluso guardo los tallos de espárragos verdes. La parte más dura, ya sabéis ¡Y todo eso lo podéis tener limpio y troceado en el congelador, listo para usar!

En cuanto a las cantidades de los ingredientes, pasa como en el cocido, cuanta más cantidad de verdura más sabor.


Ingredientes para 4 personas (orientativo)

300 g de salmón fresco en filetes gruesos 
1 cebolla mediana
2 puerros (solo la parte blanca)
2 zanahorias grandes
300 g de coliflor
200 g judías verdes (vainas)
4 tallos de acelga
100 ml de nata espesa para cocinar
4 ramitas de perejil picado
1 l. de caldo de verduras casero o de brik
Eneldo
Pimienta blanca
Sal
Aceite de oliva


Para el caldo (lo que tenía en casa)

1/2 cebolla
La parte verde de los 2 puerros
1 zanahoria
2 o 3 judías verdes
Las pencas de las acelgas
Tallos de espárragos verdes
Tallos de coliflor
1, 200 ml de agua (o hasta cubrir)
Sal


Obtener el caldo de verduras os costará solo treinta minutos de cocción. Luego colar y reservar. 

Los caldos de brik también nos pueden solucionar el menú del día. Pero si tenéis tiempo hacedlo en casa, así evitaréis ingerir un montón de conservantes.

Lavar y trocear pequeñas el resto de las verduras y hortalizas.

En una cazuela, hacer un sofrito con el puerro (la parte blanca) y la cebolla. Cuando coja un poco de color añadir las zanahorias. Sofreír a fuego muy lento dos minutos más. Condimentar con sal y pimienta.

Introducir la coliflor y las judías verdes.

Añadir el caldo caliente. Se supone que ya tiene que tener sal. No añadáis más hasta el final del guiso.

Hervir a fuego lento durante quince minutos. Añadir las acelgas y cocinar cinco minutos más.

Añadir la nata. Cocinar con el fuego al mínimo. Llevad el guiso hasta el punto de ebullición y apagad el fuego.

Retirar la piel al salmón y cortar en dados. Salpimentar. Saltear ligeramente en una sartén con una gota de aceite de oliva. 

En este tipo de guisos no es conveniente que la cocción del pescado sea larga porque la carne se seca mucho y pierde propiedades. Por otra parte el pescado crudo nos puede traer problemas para la salud, por esa razón es preferible congelarlo antes de su utilización, así evitaremos el anisakis.

Por último,  introducir en el guiso el salmón. Dar un ligero vaivén a la cazuela para que se integre. Se terminará de hacer con el propio calor.



Si deseáis un caldo más trabado solo tenéis que añadir media cucharada de harina al sofrito. Rehogar unos instantes y a continuación añadir el caldo caliente.


Condimentar, en el plato, con un toque de eneldo.

Tomar bien caliente con unos colines de pan tostado, o una buena rebanada de pan de cereales.

Los potajes con pescado resultan muy ligeros. Me gustó mucho este con bacalao a ver que os parece a vosotr@s.

¡Qué aproveche!



6 comentarios:

  1. Te ha quedado un potaje bien completo acompañado del salmón ¡Qué rico! Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Hola Alba. La verdad es que las temperaturas son más bien bajas pero es que estamos en invierno jj, si estuviéramos en verano eso sería otro cantar jj. De ahí que un plato de cuchara siempre sea bienvenido. Me encantan las verduras y todas las que has puesto para este potaje están de vicio y si a ello se le añade el salmón has conseguido un plato que es un autentico lujo. Delicioso.
    Que tengas un estupendo fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No solo tu casa parece "cucharolandia" y es que con el fresquito lo bien que sienta un buen caldo o un potaje que además lleva pescado, así luego nos pesa menos la barriga y que además presentas todo de una manera muy festiva, como si fuera domingo cada día.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca he acompañado el potaje de verduras de salmón y la pinta es deliciosa

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Curiosa combinación y seguro que deliciosa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Uummmmmmmmm la foto no deja de decirme comeme , me encantan los potajes y este tuyo con las verduras y el salmon seguro que estara de muerte relenta.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.