jueves, 23 de febrero de 2017

Crema de calabaza con tomate






Hace muchísimo tiempo, en un restaurante de Barcelona al que fui a comer con unas amigas, tomé de primero una crema de calabaza que venía adornada con una teja de pan de especias. Me pareció tan asombrosamente buena que, después de eso,  anduve un par de meses cocinando semanalmente crema de calabaza para ver si conseguía dar con el toque que me tenía enganchada. No hubo manera. Y eso que cada vez que veía una receta con calabaza rebuscaba en ella para ver si conseguía averiguar qué era lo que le podía haber proporcionado ese sabor de fondo que tenía grabado en mi memoria.

Y pasaron algunos años...

Un día de esos en los que andaba ojeando una revista de cocina, sin buscar nada en concreto, pude enterarme de que asar la calabaza en el horno hacía que se potenciara su sabor. Y mira por donde ahí estaba lo que me faltaba por averiguar. ¡Asar la calabaza en el horno!

Después de aquello siempre he pensado que estaría bien que los restaurantes proporcionaran las recetas de los platos que degustamos y nos gustaría repetir en casa. No creo que les causara ningún perjuicio contarnos sus secretillos, todo lo contrario, en mi opinión los comensales entendidos saben apreciar muchísimo más el trabajo del cocinero.


Ingredientes para cuatro personas

1 kg de calabaza ( variedad mini muskat)
1 tomate maduro mediano (150 g)
2 cebolletas tiernas medianas con la parte verde (250 g)
750 ml de caldo de verduras
8 champiñones grandes
2 dientes de ajo
1 cucharadita de Ras El Hanout
Aceite de oliva
Sal


Precalentar el horno a 200º

Cortar la calabaza a rodajas. Retirar las semillas y los hilos. Cortar a tacos regulares. Colocar en una bandeja para horno con la base untada en un poco de aceite de oliva para que no se pegue.

Bajar la temperatura del horno a 180º y cocinar la calabaza hasta que esté tierna.

Trocear las cebolletas. Retirar la parte seca y más verde del tallo. Usaremos el interior más blanco y tierno, cortado a brunoise, para aromatizar la crema. 

En una olla, sofreír las cebolletas y los tallos tiernos, a fuego lento, con un poco de aceite de oliva.

Cuando las cebolletas empiecen a tomar color, añadir el tomate pelado y cortado pequeño. Sazonar con sal.

Cocinar todo junto hasta que esté dorado. Observar el fondo de la cazuela en la fotografía.

Añadir la calabaza recién sacada del horno. Condimentar con las especias Ras El Hanout. Mezclad y añadir el caldo hasta cubrir. Hervir todo junto cinco minutos. Sazonar con sal solo si hace falta (el caldo ya contiene).

Podéis sustituir las especias marroquís por pimentón dulce, nuez moscada y curri. Mezclar todo bien antes de utilizar.


Triturar la calabaza bien fina en un robot de cocina. Añadir más líquido si es necesario, para conseguir la textura que más os guste.

Cortar el tallo de los champiñones. Limpiar con un papel de cocina. Cortar a láminas finas.

Picar los dientes de ajo.

Saltear los champiñones en una sartén con un hilo de aceite de oliva. Incorporar los ajos picados. Condimentar con sal.

Servir muy caliente con una cucharada de champiñones por encima.

5 comentarios:

  1. Hola preciosa,me alegra que sin más encontrases ese toque que no encontrabas en tu crema jajjaja¡¡¡ creo que si que la idea que los restauradores nos dijesen sus truquis estaría bien,a ellos no sé yo si les gustaría la idea pero estaría super bien.
    La crema esta de vicio.
    Besitos guapi.

    ResponderEliminar
  2. Quien la sigue la consigue dice el refrán y eso te ha pasado con la crema de calabaza. Está claro que ese sabor que adquiere al asarla ha de ser un punto extra a la hora de degustarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que pena me da que no pueda comer cremas porque esta tiene una pinta de lujo. UN besazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito color tiene esta crema! Me encantan las fotografías

    ¡Besos mil y feliz finde!

    ResponderEliminar
  5. Hola Alba. Nunca se conseguirá que un restaurante te dé su receta jj yo al menos no lo he conseguido, siempre hay algo que te ocultan. Guardan muy bien sus secretos jj.
    Y mira por donde tu descubriste leyendo ese toque de aquella crema que tanto te gustó.
    La que has hecho tiene una pinta envidiable con un color que llama la atención y estoy seguro de que su sabor será una delicia.
    Que tengas un estupendo fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.