martes, 11 de marzo de 2014

Macarrones con salsa de setas secas


  
Y voy publicando recetas de platos para sentarse a la mesa a disfrutar...


Las setas secas son un buen recurso si no se dispone de frescas. Es un producto que una vez hidratado aporta a la salsa un gran sabor y color con lo cual las salsas nos resultan más que apetitosas.. 

La salsa de hoy acompaña a unos macarrones. Le va muy bien a la pasta de tamaño grande, con una buena superficie donde poder "agarrarse".


Para 4 personas necesitáis

400 g de macarrones
30 g de setas secas
300 g. de cebolla
300 ml de agua (de remojar las setas)
8 tiras de beicon natural (tocineta)
2 cucharadas rasas de sopa de sobre de champiñones
50 g de avellanas tostadas
Queso rallado
Orégano
Pimienta de tres colores
Aceite de oliva
Sal




1 - Dos o tres horas antes poner las setas a hidratar con 300 ml de agua mineral.

2 - Escurrir. Colar el caldo, por si tuviera tierra, y reservar los dos productos por separado. 

3 - Cortar el beicon a trocitos y sofreír en una gota de aceite hasta que esté dorado. Reservar.

4 - Cortar la cebolla en brunoise y sofreír en la misma cazuela añadiendo un poco más de aceite de oliva. Incorporar la picada de avellanas casi al final, sofreír unos instantes. Condimentar con sal.

5 - Cuando la cebolla esté dorada echar la mitad del agua del remojo de las setas, y a continuación las setas hidratadas que teníamos reservadas. Guisar a fuego lento durante cinco minutos. 

6 - Disolver dos cucharadas rasas del polvo de sopa de champiñones en el resto de agua de remojar las setas. Añadir a la cazuela, poco a poco, sin parar de remover, para que se mezcle de manera homogénea con el sofrito. Guisar dos o tres minutos a fuego lento hasta conseguir una textura de salsa espesa. Rectificar la textura, si fuera necesario, con el resto del agua reservada. Mejor echarla poco a poco a cucharadas.

7 - Condimentar con sal y pimienta. Añadir el beicon reservado.

8 - Hervir los macarrones al dente e introducir en la salsa caliente que habrá espesado pero la humedad que aportaran los macarrones hará que se diluya sin problemas. 

Servir los macarrones inmediatamente, condimentados con orégano y queso rallado.


14 comentarios:

  1. Huuuuuuuummmmmmmmm... Sou Super Fã das suas receitas :0)
    Beijos Márcia (Rio de Janeiro - Brasil)
     
    http://decolherpracolher.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Para mi gusto las setas combinan perfectamente con la pasta y quedan unos platos deliciosos. Una receta sencilla y riquísima. Alba.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Qué buenos Alba. Yo también utilizo el agua del remojo de las setas, allí queda todo el sabor. Lo que no suelo usar es la sopa de champiñones para la salsa, pero se lo he visto hacer a mi madre... fíjate que no se me ha ocurrido y le da mucho sabor a los guisos. En mi lista de la compra ya sé que tengo que anotar... por cierto, ya está colocado el ebook!! más chula la portadaaa.

    ResponderEliminar
  4. super apetecibles!! el plato dan ganas de hincarle el diente!! tengo que probarlo, vi unas setas secas en el Aldi... me ha encantado!

    ResponderEliminar
  5. una combinacion me BUENA y lo de añadir el caldo de remojo de las setas siempre es mejor,sobre todo en un rissoto de ceps.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. A los macarrones cualquier salsa le queda bien ,esta tuya me la guardo para el próximo día de pasta.
    Un eso
    Lourdes

    ResponderEliminar
  7. Alba se me hace la boca agua pensando en este plato de pasta. Esas cucharadas que incorporas de la sopa de champiñones de sobre han de potenciar el sabor cosa buena. Para quitarse el sombrero.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. que pintaza niña. a mi tambien me gusta mucho las setas secas y no secas jijij me comeroa un platito enterito . un besito

    ResponderEliminar
  9. Dos cucharadas de sopa de sobre de champiñones? Esto, lo tengo que probar mi Super!
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Solo se me ocurre a mí pasar por tu blog cuando se acerca la hora de comer. Me está entrando un hambre que ni te imaginas. Te quedaron unos macarrones estupendos. Me pasa como a Pilar, el agua de hidratar las setas la suelo aprovechar pero la sopa de sobre no la uso nunca. Siempre salgo con ideas de aquí ;) Y tienes razón al decir que los macarrones cogen mejor el sabor de estas salsas aunque yo, como soy tan borrica me empeño en hacer espaguetis jajajaja

    Por cierto, si el tema del mes, en el Recetario Mañoso, hubiese sido "setas", votaría tu foto para portada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Un plato de pasta con una salsa deliciosa ,para hacerse la boca agua ,buenisimo
    besinos

    ResponderEliminar
  12. Mira que me gusta la pasta, esta receta me ha encantado, bssss.Sefa

    ResponderEliminar
  13. Hace unos días hice pasta con este tipo de setas, me dio por hervirlas, vi que perdieron sabor, la próxima vez las prepararé así de esta manera. Además los platos con bacon me gustan mucho.

    Abrazos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  14. Yo también uso el agua de hidratar las setas y si por casualidad no la uso toda la congelo y cuando hago alguna salsa con otras setas la uno a ellas y queda con un sabor impresionante.
    En la despensa tengo varios tipos de setas secas que me vienen de maravilla para todo tipo de guisos.
    Me encanta la pasta y esta es una de las mejores maneras de hacerla y te tengo que dar la razón en eso de clavar el tenedor y poder pinchar bien.
    Como siempre has bordado la receta y de las fotos ya mejor ni hablar porque son perfectas.

    Besicos.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.