martes, 7 de enero de 2014

Arroz marinero con Ras El Hanout



Ras El Hanout es una aromática mezcla de especias que se usa en la cocina marroquí. Se puede hacer de más de treinta clases diferentes además de con algunas hojas y raíces secas. Sirve para condimentar multitud de guisos y platos de ave, carne, pescado, y verdura. Arriba podéis ver una lista de una de las mezclas más habituales que también podríamos usar en éste plato de arroz. Pero por si fueran pocas todavía le podríamos añadir otras como jengibre, pimienta blanca, anis, clavo, pimiento seco...

  ¡Imaginación al poder!..

En esta ocasión he preferido inclinarme por una combinación un poco más discreta y menos arriesgada.

Compré hace meses una mezcla ya preparada (yo a lo seguro) en un comercio de los que venden todo tipo de productos para la cocina asiática u oriental del barrio del Raval en Barcelona. Pero como soy más lenta que el caballo del malo, hasta el día de hoy, no la había utilizado en mi cocina.

Supongo que estáis pensando que soy la única en todo el mundo mundial que no lo ha hecho. Pues probablemente tengáis razón chicas, y lo que me queda por hacer todavía. La globalización se ha notado en todo pero en nuestra cocina donde más. Si vais a uno de esos mercados internacionales que hay en muchas capitales del mundo ya veréis la cantidad de alimentos importados que no conocemos o no hemos probado nunca.

Ignoro si se puede adquirir botes de Ras El Hanout con distintas mezclas de especias. En la etiqueta del mio indica que contiene: cúrcuma, sal, harina de maíz, cayena, jengibre, comino, pimienta negra y cilantro...  Esos nombres tan bonitos que suenan de los más exótico bien que se merecen ir de acompañantes de un plato donde se puedan lucir ¿No os parece?...

Vamos a por ello.

Ingredientes para 4 personas comilonas
400 g de arroz
1 kg de mejillones
300 g de almejas (rossellona)
1 l. de caldo de pescado
1 pimiento verde pequeño
1/2 pimiento rojo
1/4 de pimiento amarillo
1 cebollleta tierna mediana (incluido el tallo verde)
4 cucharadas de tomate triturado
2 alcachofas muy tiernas
200 g de judias verdes tiernas
3 cucharaditas rasas de Ras El Hanout
Sal
Aceite de oliva

Lavar y abrir los mejillones al vapor con agua mineral. Hacer lo mismo con las almejas. Colar, y reservar el jugo obtenido.

Sacar los mejillones y las almejas de sus valvas y conchas. Reservar.

Lavar y cortar los pimientos, la cebolleta, las judías tiernas y preparar el tomate triturado.

Pelar y cortar las alcachofas a láminas muy finas. Dorar inmediatamente en aceite de oliva y condimentar con sal. Reservar.

Poner el caldo medido a calentar: 3/4 de litro de caldo de pescado y 250 ml del jugo de los mejillones y las almejas.

Medir el arroz.

Hacer el sofrito con aceite de oliva por este orden: La cebolleta tierna, los pimientos, y el tomate. Todo bien dorado. No condimentar.

A continuación añadir el arroz y las judías tiernas cortadas muy pequeñitas, dar unas vueltas. Añadir Ras El Hanout. Remover, y echar el caldo hirviendo. Mezclar y probar el caldo por si faltara sal.

Hay que tener especial cuidado con la sal porque el caldo de pescado ya contiene. Si lo unimos al jugo del marisco, y a la de las especias nos podría quedar el arroz algo fuerte.

Hervir entre 18/20 minutos a fuego medio, moderandolo al ir finalizando la cocción. 

Cuando esté a punto de finalizar la cocción añadir los mejillones y las almejas solo para que se calienten un poco.

Dejar reposar cinco minutos antes de servir con los crujientes de alcachofa por encima.




¡Esta para repetir dos veces... O tres!



12 comentarios:

  1. A ver, vamos por partes: el caballo del malo si no te importa es el mío pues no solo no la he probado sino que ni siquiera había oído hablar de ella. Las especias que la componen sí que las conozco todas pero una por una. Y ahora, hablando del arroz, me encanta la combinación de ingredientes y el aspecto tan estupendo que tiene. Seguro que los "comilones" lo son con toda la razón del mundo. Un beso guapísima

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buena pinta tiene ese arroz, Alba!

    Yo me apuntaba ahora mismo a un plato. No soy muy atrevida con el uso de las especias, tengo miedo a que luego no me guste, pero como todo lo que te he copiado ha sido éxito 100% me voy a arriesgar.

    Como ves, las hay más lentas que tú, jajaja

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, Alba, pues yo si que soy atrevida y enseguida me animo a probar cosas nuevas!.
    El Ras el hanout es una de las especias que no me falta en la cocina y en cuanto veo que queda menos de medio bote ya estoy comprando otro porque me encanta hacer pinchos de pollo con él y añadirlo a las cremas de verduras de vez en cuando.
    La verdad es que tanto mi armario especiero como mi despensa empiezan a parecer un zoco por el montón de tarrillos de especias variadas que llego a tener.
    Te puedo decir que la crema de calabaza al ras el hanout es una gozada. Jajajajajaja.
    Al arroz también le pongo un poquico de vez en cuando y siempre notan "algo distinto" pero nunca llegan a saber que es...
    ¿A que quedasteis encantados con ese arroz?. ¿Si es que es una maravilla!.
    Las malas lenguas lo llaman "la especia de los tontos" porque con sólo ella se da sabor a un montón de platos pero francamente de tontos tenemos bien poco quienes lo usamos... Más bien de listos porque es todo un descubrimiento y un plato ñoño se convierte en una gozada sólo añadiendo una punta de cuchara.
    Vamos, que ese arrocico quita el sentido de todas todas!.

    We are on the road again!!!!

    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Uy riquísimo!
    En casa lo uso mucho con el pollo pero esta idea tuya de arroz y marinero, me ha encantado.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  5. Que pinta tan deliciosa tiene este arroz. A mi las especias morunas me encantan, y las hindúes y las mexicanas, jeje, todas!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Esas fotos me han conquistado del todo mi querida Alba, debió quedar un arroz maravilloso. Yo soy también, así medio tímida para probar cosas nuevas en la cocina, pero cuando las descubro ya no las suelto, recuerdo cuando me dió por el aceite de sésamo, los tenía ya locos a todos. Con el Ras El Hanout si que hace tiempo que somos amigos:) besitos

    ResponderEliminar
  7. Alba, estoy enamorada de esas especias, han tardado mucho en llegar hasta mi cocina, pero ahora no puedo pasar sin ellas. Me parece que el arroz te ha quedado maravilloso. Mira que no se me había ocurrido con lo arroceros que somos en casa.

    Mil gracias por la explicación de la lasaña. Eres un sol.

    Muack

    ResponderEliminar
  8. Ya me apetecía pasar a visitarte y ver tus ricas recetas. Me encantan esas especias, pero no se me había ocurrido ponerlas en un arroz marinero, aunque solo de ver la foto ya diría que si a un plato.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  9. Vaya mezcla no??? Tiene que se súper rica, desde luego sabor no le falta a tu plato, me lo llevo! Besitos cielo!

    ResponderEliminar
  10. No tengo ni idea de qué especias contiene el bote de Ras-el-Hanout que tengo porque lo compré en un mercado marroquí. Pero pienso usarlo en este arroz. Es que el arroz me encanta. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Que delicia de arroz Alba! yo conozco el Ras el hanout por mi sobrina Sarah, que es austriaca... fíjate!, ella lo utiliza para aromatizar el cous-cous , entre otras cosas. Besos

    ResponderEliminar
  12. QUE BIEN ME LO PASARÍA DEGUSTANDO UN BUEN PLATO DE ESTE ARROZ!!!
    Además la especia RAS-EL-HANOUT es una de mis favoritas y le debe dar un sabor especial a esta receta
    GRACIAS GUAPA, UN BUEN MARTES PARA TI Y PARA TOD@S:)))

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.