viernes, 1 de noviembre de 2013

Pastel de patatas y bacalao con bechamel, gratinado al horno.







Para hacer un buen puré debéis elegir una patata de textura harinosa. Da lo mismo que ésta sea el único ingrediente del plato o que vaya mezclada con otras verduras u hortalizas, siempre debe ser una variedad apta para hervir o alguna especial para puré.
En el post sobre las patatas fritas hay un enlace donde se puede ver algunas de las características de las que podemos encontrar en el mercado. Aquí podéis leer algunas indicaciones a seguir para conseguir un buen resultado a la hora de elaborar el puré de patatas.

Para este plato he utilizado la patata "Agria" y tengo que decir que habiendo elaborado el plato de un día para otro el puré estaba en condiciones óptimas y súper sabroso.

Teniendo en cuenta todo lo indicado tener por seguro que cualquier plato con patatas que decidáis cocinar os va a salir perfecto.

El de hoy es un puré sin mantequilla y con pescado, cosa nada habitual pero con un resultado muy apetecible.


Ingredientes para 4 personas

500 g de patatas harinosas
250 g de brócoli
300 g de bacalao previamente desalado
200 g de setas naturales (he usado camagrocs)
1 puerro grande
1 diente de ajo
50 g de parmesano en polvo
Queso para gratinar en hebras
Perejil fresco
Ajedrea  (podéis usar tomillo)
Leche (opcional)
Aceite de oliva
Tres pimientas
Sal

Para la bechamel

2 cucharadas de harina blanca de trigo
1/2 l. de leche
2 cucharadas de mantequilla
Nuez moscada 
Sal



Cocer las patatas y el brócoli al vapor. Aplastar las patatas con un tenedor antes de que enfríen. Reservar el brócoli.

La masa resultante debe ser suave y se debe poder trabajar sin dificultad. Si no es así, calentar un poco de leche y añadir al puré. Mezclar con unas varillas hasta que consigáis una textura cremosa y homogénea. Reservar en un bol.

Cortar la parte blanca del puerro y el ajo en juliana fina y sofreír, a fuego lento, hasta que cojan un poco de color. Añadir las setas cortadas a trozos pequeños. Continuar el sofrito hasta que éstas se ablanden un poco. Condimentar con sal y pimienta.

Secar bien el bacalao con un papel de cocina. Sofreír en una sartén, con un poco de aceite, apenas dos minutos por cada lado empezando por el de la piel. Si los trozos no son gruesos se harán en menos tiempo. Dejar templar. Quitar la piel y las espinas, si las tuviera, y desmigar.

Echar el bacalao en la sartén con las setas y sofreír de nuevo unos instantes. Condimentar con abundante perejil fresco, y ajedrea.

Incorporar el sofrito al puré de patatas reservado. Añadir también el brócoli cortado a trozos muy pequeños y el queso en polvo.

Probar el relleno y rectificar de condimento si hiciera falta. Debe estar a vuestro gusto antes de napar con la bechamel.

Poner el puré en un recipiente para horno. Cubrir con una bechamel clarita y distribuir el queso rallado por encima.

Como podéis ver en la fotografía he usado unas conchas que tenía en casa como muestra para hacer raciones individuales que muy bien podrían servir para una cena buffet.

Para gratinar, el horno no debe estar muy caliente al principio porque el queso se tostaría sin derretirse. Es mejor precalentar el horno a 180º  y subir la temperatura al máximo cuando queramos que nos coja color exteriormente. Si ponéis el grill, mucho cuidado, el queso se quema enseguida. Servir acompañado de una ensalada verde.

Variante con distintas cantidades:

La misma elaboración pero con: 1 kg. de patatas, 200 g de champiñones, 250 g de bacalao, 100 g de jamón del país no demasiado seco que debéis sofreír antes de introducir en el puré. Se prescinde de la ajedrea y del brócoli. Los demás ingredientes se mantienen igual y en las mismas proporciones.


13 comentarios:

  1. Me parece muy sencilla, Alba, muy nutritiva y tiene que estar deliciosa, me veo haciéndola en unos días.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. Que rico. A mi los pasteles de patata me gustan muchísimo y los hago con frecuencia pero te confieso que allá van con las patatas que haya por casa ¡qué bruta! Un besito

    ResponderEliminar
  3. Alba querida, un plato de los que realmente me encantan. La presentación en las conchas me pareció de lo mejor, y me hiciste pensar en que tengo por ahí guardadas de esas conchas yo también, así que tendré que darles uso muy pronto con tu receta, aunque será con otro pescado, pues aquí el bacalao ¡no existe! besitos

    ResponderEliminar
  4. Que rica tu receta, como en casa no les gusta el bacalao le pondre
    emperador o salmon, seguro que tambien estara rico, bssssss.sefa

    ResponderEliminar
  5. Qué ganas de meter el tenedor, una receta fabulosa!! Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta esta presentación individual, queda muy bonita. Es una receta muy completa, el pescado, la verdura y las patatas, también son muy ricas las variantes que nos indicas, con champiñones ha de quedar irresistible.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  7. Este plato tengo que probarlo, me encanta el bacalao, o sea que volara de la mesa, estoy seguro.

    Besitos Alba!

    ResponderEliminar
  8. A mi me encantan este tipo de pasteles , pero con bacalao me rechifla , no podrías haberme dado con el gusto mejor ;)
    Gracias por compartirlo porque realmente es una delicia.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el bacalo ,asi que este pastel me parece una delicia ,que rico debe estar
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  10. Que pintaza tiene! Solo de pensar lo bueno que debe estar se me hace la boca agua!

    ResponderEliminar
  11. Hola Alba. Un pastel delicioso y una presentación individual sensacional. Ha sido todo un acierto el uso de la concha.
    Me gusta el brócoli y también el bacalao así que con todo lo que lleva de acompañamiento tengo que decirte que este plato es tentador. Sencillamente delicioso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Que raros son los gallegos que sirven las vieiras en ceniceros !

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.