domingo, 25 de octubre de 2015

Espaguetis carbonara sin nata




¡Qué complicado es buscar información sobre los platos que cocinamos!. No porque sea difícil encontrarla, sino porque hay tantas versiones de ellos que al final no se sabe con certeza si se ha acertado con la receta original o no. Así que en esta ocasión me he decidido por cocinar los espaguetis carbonara que yo misma comí, hace años, en un restaurante de Roma.

Lo recuerdo como un plato sencillo compuesto de la pasta; unos espaguetis algo gruesos, que iban acompañados por algunos trozos de tocino con la corteza recubierta de pimienta. Pegada a la pasta lleva una ligera capa granulada compuesta por huevo y queso rallado. No había ni rastro de cebolla, ajo, vino, o perejil, como apuntan en alguna otra receta. Curiosamente al hacerlo, y ver el resultado final de mi plato, me he dado cuenta de que tampoco llevaba clara de huevo, así que otra duda despejada. ¡Solo llevaba yemas de huevo!. O en su defecto algún tipo de huevo liofilizado, que todo podría ser.


Ingredientes para 2 personas

200 g de espaguetis de trigo duro 
4/6 lonchas de tocino natural curado con cobertura de pimienta (imprescindible)
4 cucharadas (sin pasarse)  de queso rallado en polvo de sabor fuerte 
3 yemas de huevo XL
Aceite de oliva
Sal


Opcional

Pimienta negra de molinillo
Orégano



- Quitar la corteza dura y esos pequeños tendones que suele tener el tocino y cortar al través a trozos regulares. Conservar la cobertura de pimientas, imprescindible para dar sabor al plato.

- Sofreír en una sartén amplia con dos cucharadas escasas de aceite de oliva. 

- Poner abundante agua con sal a hervir. Seguir escrupulosamente las indicaciones del fabricante en cuanto al tiempo de cocción.

- Cascar los huevos en un bol, separando las claras de las yemas. Solo vamos a utilizar las yemas. Mezclar el queso rallado y un poco de sal.

Como soy algo rebelde, he usado una clara para ayudar a batir los huevos. Con la clara los huevos cuajan más, por esa razón se notan tanto los trocitos sobre la pasta. Las otras claras las he guardado para hacer un bizcocho. También se pueden añadir a otros huevos enteros para hacer una tortilla, por ejemplo. Pero si no queréis poner clara, usad el agua de cocción de los espaguetis.

- Escurrir la pasta e inmediatamente volcar en la sartén donde hemos cocinado el tocino. Sofreír un minuto. Condimentar con un poco de sal y, si lo deseáis, un poco más de pimienta negra. Estos espaguetis son más bien secos y van ligeramente fritos.

Ahora es cuando les vamos a dar un poco más de jugosidad.

- Retirar la sartén del fuego. Echar los huevos batidos por encima de los espaguetis y remover con una espátula de forma envolvente para que se mezcle todo. Cuajará con el calor residual de la sartén. 

Si preferís que el huevo quede más crudo (recordar que no debe llevar la clara) esperar unos segundos más antes de añadirlo a los espaguetis.

Como podéis ver he usado queso rallado parmigiano reggiano, dicen que el ideal es el pecorino, a veces se mezclan los dos...

Lo mejor es atenerse al gusto de cada cual y a la imaginación.







11 comentarios:

  1. Hola Alba!! Asi mismo es como yo recuerdo los primeros carbonara que yo comí en casa de unos amigos italianos, creo que con el tiempo y tantos cocineros que han intentado "mejorar" esta receta inmejorable es que llegamos a poner tanta cosa adentro, cuando en la sencillez está todo el secreto de esta delicia. Te quedaron preciosos y me imagino que no ha quedado ni rastro en los platos! Besos

    ResponderEliminar
  2. Así es , gran equivocación pensar que son con nata. me encanta como te han quedado , además de deliciosos!!Un beso

    ResponderEliminar
  3. Eso mismo creo yo Pamela y Elisa. Ese tipo de tocino deja muy buen sabor en la sartén donde se saltea. Y el queso también...
    Creo que son lo suficientemente sabrosos así. Si acaso servir con el queso rallado en la mesa por si alguien necesita más.
    Tengo que insistir en que son secos, y van ligeramente salteados en la sartén.
    Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  4. Como debe ser, o al menos eso dicen sin nata, aunque de las dos maneras están muy ricos, es un plato sencillo que en un momento tenemos listo para disfrutar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alba. Tienes toda la razón en lo que dices. Se ven tantas formas de preparar una receta que muchas veces no se sabe cual es la original y si aparece se comprueba que no tiene nada que ver con el resto ya que cada cual a lo largo de los años va modificando ingredientes hasta hacerla totalmente irreconocible con la original pero ¿cual es la mejor? ahí entra ya el gusto y la personalidad de cada uno jj
    He leído que estos espaguetis no llevan nata tal como los has hecho, pero si has visto la inmensa mayoría de recetas si que la incluyen y al final de tanto leerlo se llega a creer que sin nata no son carbonara, cuando la autentica carbonara no la lleva.
    Creo que has hecho unos espagueti como deben ser. Toda una delicia de plato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Es muy complicado ser fieles a las recetas originales. La primera que siempre tuneo todo soy yo!! me es imposible seguir una receta al pie de la letra. Casi siempre miro la foto y me imagino más o menos lo que lleva, no tengo remedio!! pero admiro a quien consigue reproducir fielmente las recetas, como has hecho tu ::) Te ha quedado un plato delicioso sin natas, ni claras...como dios manda!
    Un besico Alba.

    ResponderEliminar
  7. Opino un poco como todos vosotros, que cada cual cocine este plato como más le guste que ,en definitiva, es lo que se hace.
    Creo que las dos versiones son muy buenas, pero al ser una receta tan sencilla y llevar pocos ingredientes hay que afinar mucho para que el plato no quede soso. Es el único inconveniente que le veo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Realmente es complicado esto de la carbonara, que si con huevo, que sin él, lo mismo con la nata... lo que está claro, como tú dices, que cada uno debe cocinarlos como le guste, veo que a ti te ha quedado un plato estupendo

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Me encanta! Tengo pendiente probar esta versión, mucho más de acorde a la "auténtica", que la habitual hecha con nata. Uno de los años en que viví en un piso de estudiantes tuve una compañera italiana, y me sorprendió muchísimo ver como echaba los huevos (creo recordar que ella le ponía el huevo entero batido) sobre la pasta escurrida todavía caliente. Hasta entonces ni me imaginaba que era así como se preparaba.

    ¡Anotada! ;D

    ResponderEliminar
  10. Hola Diana. No me extraña nada lo que dices, los debía cuajar con el propio calor de la pasta.
    Son esos pequeños detalles los que nunca quedan claros del todo por haber tantas versiones del mismo plato. Aunque se utilicen prácticamente los mismos ingredientes en todas. Uno que siempre intento usar es la tocineta o beicon con corteza de pimienta negra. Es una pimienta de textura gruesa muy aromática que le da un sabor muy rico a la pasta...

    Besos,

    ResponderEliminar
  11. Hola Diana. No me extraña nada lo que dices, los debía cuajar con el propio calor de la pasta.
    Son esos pequeños detalles los que nunca quedan claros del todo por haber tantas versiones del mismo plato. Aunque se utilicen prácticamente los mismos ingredientes en todas. Uno que siempre intento usar es la tocineta o beicon con corteza de pimienta negra. Es una pimienta de textura gruesa muy aromática que le da un sabor muy rico a la pasta...

    Besos,

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.