jueves, 29 de octubre de 2015

Buñuelos de bacalao





Las frituras apetecen todo el año, por lo menos a mi. No es conveniente comer cada día alimentos cocinados en aceite, pero a ver quién se resiste a un picoteo, de vez en cuando, a base de croquetas, patatas bravas, boquerones a la andaluza, o calamares ¡Yo no pienso hacerlo!

Lo mismo ocurre con los buñuelos. Y no me habré llevado chascos ni nada al pedirlos fuera de casa... Pasa lo mismo que con las croquetas, es difícil encontrar una que sea al 100% casera, aunque las haya muy logradas.

Los buñuelos no son complicados de elaborar. Se pueden hacer con dos tipos de masa, la que yo he hecho hoy, similar a la pasta choux, y otra que se parece más a la que hacemos para rebozar calamares. Creo que si se da con una receta con los ingredientes bien proporcionados no tienen por qué salirnos mal. Probar esta y ya me contaréis...


Ingredientes para 15 buñuelos

200 g de bacalao hidratado desalado
100 g de harina blanca de trigo
37 g de mantequilla 
2 huevos medianos
2 dientes de ajo
2 ramitas de perejil
100 ml de agua mineral 
Aceite de girasol
Sal

- Disponer el bacalao en un cazo y cubrir de agua (por lo menos con 150 ml, el bacalao absorbe algo). Llevar a ebullición. Justo cuando de el primer hervor retirar. Escurrir en un colador con las manos. Reservar el agua de cocción. Picar o desmenuzar pequeño.

- Majar en el mortero el perejil, ajo, y un poco de sal.

- Batir los huevos.

- En una cazuela pequeña, calentar 125 ml del agua de cocción junto con la mantequilla y la sal. Batir con las varillas hasta que ésta se disuelva. Cuando hierva, añadir de golpe la harina. Bajar el fuego y mezclar con energía para que todo se integre hasta que la masa se despegue de las paredes y el fondo.

- Retirar la cazuela del fuego. Esperar unos segundos antes de incorporar el huevo. Con el calor podría cuajar.

- Transcurrido el tiempo, echar la mitad del huevo batido en la masa y remover con las varillas hasta que se integre. 

- A continuación añadir el resto del huevo y seguid removiendo hasta conseguir una masa con cuerpo.

Es necesario que la mezcla tenga una textura algo más espesa que la del chocolate para cobertura que se pone encima del bizcocho y no resbala,  el que necesita una espátula para extenderlo. (No se me ocurre mejor ejemplo)

- Añadir a la masa la majada de ajo y perejil y el bacalao desmigado. Mezclar y rectificar de sal si hiciera falta.

- Ayudaros con dos cucharillas para coger la masa. Freír a tandas en abundante aceite caliente.


Pequeños trucos que pueden ser útiles.-

* Calentar el aceite al principio, pero después bajar a fuego medio para dar tiempo a los buñuelos a hincharse y dorarse sin que se quemen. Moverlos varias veces con una espumadera, mientras se fríen, para que se doren por un igual.

* Introducir suavemente la masa en el aceite. De esa forma los buñuelos no se deformarán.

* Una vez dorados, escurrir el sobrante de aceite sobre papel de cocina. Mejor que no se toquen unos a otros.

* Comer recién hechos, cuando aún están calientes.

* No pasarse con el peso de la harina. Es importante que ésta sea de calidad. No usar harinas especiales, ni para repostería. Solo harina blanca de trigo de la de toda la vida (que os conozco, jeje)

* No hace falta levadura si no calentáis el aceite excesivamente.

El secreto de la pasta choux, o similar, está en la cantidad de huevo batido que lleva la masa (o que admite). Es complicado medir el peso de los huevos batidos en casa. Por esa razón a veces la masa no sale como nos gustaría. Una prueba de que está en su punto es que al levantarla con la espátula forme picos (conocidos en cocina como "pico de pato"). Mientras se trabaja la harina y el huevo es conveniente ir verificando que se formen esos picos. Cuando eso ocurra, quizá sería mejor no seguir añadiendo huevo... Todo es cuestión de probar la masa que más os guste. Pero en cualquier caso los buñuelos deben ser ligeros por dentro.



3 comentarios:

  1. te han quedado espectaculares!! no los he preparado nunca, ya tardo!! me anoto tu masa para probarla

    ResponderEliminar
  2. Qué bien explicados, de este modo es imposible que la receta falle,
    Y están tan ricos que nunca sobran, al contrario, como te despistes ni foto puedes hacer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alba. Pues te aseguro que yo no me resisto ni a las croquetas ni a las patatas bravas ni a los boquerones ni por supuesto a los calamares jj.
    Y tampoco me resistiría a estos buñuelos a estos buñuelos que, aparte de estar muy bien explicados, tienen un aspecto inmejorable así que no te cuento como deben estar porque tu ya los ha probado jj. Yo me he quedado con las ganas y eso es lo que me he perdido. Tienen que estar exquisitos.
    Que pases un estupendo fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.