miércoles, 3 de abril de 2013

Brochetas de pollo, salchichas y hortalizas con arroz integral





No me parece fácil llevar un blog de cocina, a pesar de que es evidente que me gusta cocinar y disfruto mostrando mis platos.

Podría hacer referencia a cosas como que cuesta mantener una frecuencia en cuestiones como entrar a comentar en otros blogs,  las dificultades para escribir una buena introducción, si ese día no te viene la inspiración. ¿Por queee? Si la finalidad de un blog de cocina de aficionada es publicar la receta sin más vueltas.

También entre l@s cocinillas existe la necesidad de leer sobre temas culinarios, ir a comer a tal o cual restaurante o/y asistir a eventos relacionados con la gastronomía para mantenerse al día. Hay que saber comer y hay que saber cocinar medianamente bien. Si con el tiempo se llega a la excelencia mejor que mejor, porque no se trata de hacerle una foto a lo que se ha comido un día en concreto, se trata de aprender todo un arte y una gran profesión. Pero ojo con las pretensiones equivocadas, que de eso también habría mucho que decir.

Pero hay más... 

En mi casa (supongo que como en todas) hay unos gustos establecidos en cuanto a elegir qué comer, y a veces los cambios en los hábitos no gustan a todos. Y claro, si se quiere postear, o postear con frecuencia, hay que hacerlo mostrando cuanta más variedad mejor. O sea que el blog me "obliga" de alguna manera a variar más de platos que si no lo tuviera.

Hay platos buenísimos que al fotografiarlos pierden un presencia.

El mismo día que publiqué el "Bocadillo de morcilla", hice una versión de pincho riquísima. Consistía en poner dentro de un molde redondo una base de patatas fritas cortada a láminas finas. Encima, unas cucharaditas de pisto, a continuación una rodaja de morcilla, y terminaba con otra capa de patata. Desmoldé y le puse encima queso crema. A continuación lo gratiné, y aprovechando que el queso se derritió, con la acción del calor, le "clavé" encima a modo de banderilla una rodaja de lomo embuchado crujiente, que previamente había deshidratado en el horno entre dos hojas de papel sulfurizado.

Al paladar he incluso a la vista era tentador, pero por más fotografías que le hice no conseguí obtener la imagen que yo quería. Como he llegado a  la conclusión que en este medio se cumple mucho la famosa frase, por todos conocida, "Una imagen vale más que mil palabras" no lo publiqué porque no me convencía. Y sino me convence ni a mi...

En algunas ocasiones los platos que cocino son el resultado de lo que hay en la nevera y despensa. Pero en muchas otras compro los productos expresamente. Y no solo eso, sino que además busco el momento ideal para hacer una receta que no he cocinado nunca. Sé sobradamente que si no le presto toda la atención que ésta se merece me arriesgo a no obtener un buen resultado, por lo que al final he terminado por comprender perfectamente bien aquello de la "mise en place" que tantas veces nombran los cocineros profesionales. No sé si os pasa a vosotra/os, pero algunas veces he olvidado dar alguno de los pasos, o añadir algún ingrediente que ya tenía preparado. Y otras he tardado tanto a decidirme a hacer la receta por la cual había hecho toda la compra, que he gastado los productos en cualquier otra. Y vuelta a empezar...

También pasa, y más de lo deseado, que las recetas de revistas o libros no están bien explicadas. Por lo general faltan pasos. Si no eres algo experta, o no tiene facilidad para improvisar te puedes llevar un buen chasco. 

Cuando más disfruto es improvisando, que no quiere decir "inventando", para eso están los profesionales, sino adaptando un plato concreto que ya conozco, o publicado en algún medio, a mis propios gustos.

La receta de hoy se me ocurrió a partir de media caja de champiñones que había que gastar antes de que perdieran frescura. Además tenía pendiente de revisar un post de otra receta publicada hacia tiempo, de arroz integral y hortalizas que me parecía algo sosa. En éste caso el blog supone una ventaja, porque gracias a él voy perfeccionando mi forma de cocinar.

Una vez rehecha la receta del arroz y comprobar que a pesar de su sencillez me había quedado muchísimo más sabrosa que en la anterior ocasión, tenía que pensar en un complemento. Hacía poco había visto que me quedaba un paquete entero de palitos para brocheta, que hacía tiempo no usaba, y a partir de ahí todo vino rodado...

Aun así segurísimo que un plato muy semejante ha sido publicado ya. Qué no he sabido nunca si eso quiere decir que soy poco original, o que simplemente coincidimos muchos en los mismos gustos. Lo que si es cierto es que quiero tener recopilados en el blog todas las recetas de los platos que me gustan, y en eso estoy.

Las brochetas de hoy se pueden hacer de tantos productos como queráis, siempre que estos tengan la consistencia suficiente para que no se rompan al ensartarlos. Yo las solía preparar solo al comienzo de la primavera y verano en la barbacoa, pero últimamente las hago siempre que me apetecen porque he descubierto que en el horno quedan fenomenal.

Las he querido presentar sobre blanco y negro, en lugar de encima de un mantel de cuadros más propio de un plato "campero" porque creo que también son ideales para una cena entre dos... El resto lo dejo a vuestra imaginación.

Y después de este largo testamento os voy a explicar como las hago

Suelo poner dos por persona. Creo que es suficiente si se acompaña del arroz.

Para 4 personas se necesita
200 g de butifarra
500 g de pechuga de pollo
4 cebolletas tiernas
1 pimiento amarillo pequeño
1 pimiento verde pequeño
1 cajita de tomates mini
Vino blanco
El zumo de un limón
Romero fresco
1 rama de tomillo
Pimienta
Sal
Aceite de oliva

Para el arroz
200 g de arroz integral
9/10 champiñones
1 cebolla mediana
Abundante perejil fresco
Aceite de oliva
Sal

Primero hay que marinar la carne. Limpiar de pieles, y todo lo que pudiera afearla y luego cortar a tacos gruesos. Hacer lo mismo con la butifarra, (o cualquier otra carne que queráis utilizar). Los trozos deben ser lo más iguales posible para facilitar la cocción posterior. Intercalar también una ramita de romero fresco en cada brocheta, ayudará a dar sabor.

Marinar el pollo en zumo de limón, sal, pimienta, tomillo, y aceite de oliva. Y las salchichas en vino blanco y aceite de oliva. (muy poquito, solo para dar sabor). Dejar reposar las dos carnes un mínimo de 30 minutos.

Transcurrido el tiempo del marinado, encender el horno a 180º

Mientras lavar y cortar las hortalizas.

Ensartar en los palitos  los trozos de pollo, salchichas y hortalizas, alternándolos a vuestro gusto.

Poner las brochetas en una bandeja para horno, junto con la rama de tomillo fresca. Rociar con un poco de aceite de oliva y cocinar hasta que estén doradas, (unos 30 minutos)

Mezclar el jugo de la marinada del pollo y el vino de las salchichas. A medida que la brocheta se vaya dorando, id echando unas gotitas del jugo de la marinada por encima, (particularmente encima del pollo para evitar que se seque). Repetir tantas veces como sea necesario, pero siempre que el jugo anterior se haya evaporado. No hay que anegarlas en líquido.

Desglasar con un poquitin de agua la bandeja del horno y con el jugo resultante condimentar las brochetas por encima.

Salsas para acompañar las brochetas: 

1 -  Mayonesa con: 2 cucharaditas de ketchup y 2/3 gotas de tabasco.

2 -  Mayonesa con: 1 cucharada de zumo de limón, y una picada de cebolleta y pepinillos agridulces.

Cocer el arroz en abundante agua con sal y escurrir bien. Hacer un sofrito con la cebolla, hasta que esté bien dorada.

Limpiar de tierra los champiñones, cortar a rodajas finas y saltear en la misma sarten. Deben quedar un poco crujientes. Condimentar con sal.

Mezclar el arroz y los champiñones, y condimentar con el perejil picado fino. Servir junto con las brochetas
.

19 comentarios:

  1. unas deliciosas brochetas y muy buen acompañamiento

    ResponderEliminar
  2. Muy rica receta, sencilla y resultóna.Besossss

    ResponderEliminar
  3. Da mucha rabia cuando una receta buenisima no se luce al fotografiarla, me ha pasado en varias ocasiones y me destroza el ritmo de publicación ya que yo no tengo mucha reserva de platos.

    Me encanta como te han quedado estas brochetas, me gustan mucho para comerlas en buena compañía. Un beso, Mónica

    ResponderEliminar
  4. Pero qué ricas!vaya colorcito y buena presencia tienen uhmmm quién las pillara!

    ResponderEliminar
  5. Te quedaron unas brochetas estupendas con un colorido que llama a comerlas en el instante
    besinos

    ResponderEliminar
  6. Se ven estupendas, en serio, muy apetecibles, además con esos ingredientes es que sí o sí están ricas.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  7. Alba , creo que la mayoria de nosotr@s nos hemos sentido identificad@s al leerte . A mi me ha ocurrido un montón de veces que recetas que merecían la pena estar en el blog, al final se han quedado en el tintero porque las fotos en vez de ensalzarlas , mas bien las denigraban jajaja y ya sabemos que es muy importante que también aparte del paladar, la comida entre por los ojos ;)
    Por supuesto no es el caso de las brochetas que nos ofreces hoy , pues sólo con ver el colorcito , mis papilas gustativas ya se han disparado y eso que hace nada que acabo de comer.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  8. Hay platos poco fotogénicos y por muchas fotos que hagas no hay manera, pero estas brochetas son de las que entran por los ojos en cuanto las ves.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  9. Sano, delicioso y un recreo para la vista. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  10. Une recette pleine de saveurs et de couleurs et qui nous fait espérer que le printemps sera bientôt là.
    Une assiette qui me donne envie de passer à table.
    A bientôt

    ResponderEliminar
  11. Una receta irresistible, además me encanta la presentación, esas brochetas están para chuparse los dedos (digo el palillo.
    Feliz fin de semana...

    ResponderEliminar
  12. Hola Alba, acabo de llegar de la escuela, agotada tras 3 días intensivos de panadería y chocolate...solo deseo un buen baño y a dormir, pero antes darte las gracias por tus 3 comentarios en 3 entradas mías, así que ya lo sabes: Muchas pero que muchas gracias y ahora, con tu permiso, cierro y me voy a la cama...Mañana será otro día y os dedicaré mas tiempo, hoy me toca dormir algo!

    Un beso y abrazos mil!!!

    ResponderEliminar
  13. Te entiendo Alba.....a veces cambio el plato, luz, angulo....lo que sea y no salen bien las fotos....pero bueno....lo importante es el sabor y aunque ya no como carne tus brochetas se ven deliciosas!........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  14. Gracias Alba por pasar a saludarme ya que los que escribimos siempre es para que el otro aprenda de una forma desinteresada. Me gustó mucho que usaras arroz integral que es muy bueno para nuestra salud.
    Besoss

    ResponderEliminar
  15. Yo también me siento identificada al leer tu comentario, da muchísima rabia! Me encanta tu versión "pincho" del bocadillo de butifarra, con pisto, patata y queso ¡que rico!. La brocheta de lo mas apetecible y las dos versiones de mayonesa me encantan. Besos

    ResponderEliminar
  16. Ay eso nos pasa a todas, es una pena que queden en el tintero!!
    Estas brochetas se ven geniales y acompañadas con el arroz me encantan!!
    Ahora mismo me comía un plato de estos!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  17. ¡Alba pero que brocheta mas rica y vistosa!!!.
    Acabo de desayunar pero sería capaz de comerme una de tus brochetas pero es que ya mismo!!!.
    Creo que, si no a todas, a muchas de nosotras nos pasa como a tí.
    Pensamos en un plato, compramos todos ingredientes, los preparamos, hacemos el plato y a la hora de "ponerle cara" va y catapum, todo a paseo porque "le nene no es guapo" (O no nos lo parece a nosotras, claro).
    Otras veces haces un plato de estos de anuncio de tv que queda super vistoso y colorido y lo pruebas y... Bueno mejor no hurgar en la herida, verdad?. Jajajajajaja.
    En realidad habría que pensar en crear una etiqueta que se llamara algo así como "mis imperfectos" y así enseñar los platos no tan fotogénicos con el mismo orgullo que los otros.
    En mi carpeta de "fotos de cocina" tengo un apartado que se llama "Fotos hechas pero no usadas" y, si no recuredo mal, tengo aproximadamente como 100 o ciento y pico juegos de fotos incluso firmados que retiré, en su día, por esto mismo. Ahora me estoy pensando muy seriamente sacarlas a la luz porque todas ellas fueron platos de los que disfrutamos muchísimo.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  18. Toda la razón wivith... Mis carpetas también están llenos de fotografías de esos platos. Podríamos escribir cientos de crónicas sobre ellos. Y es que se aprende sobre la marcha. Se añaden anotaciones de los cambios en las recetas, porque lógicamente no puedes recordarlas todos. A veces improvisas y te sale genial y otras piensas... ¡Mira que soy cabezona! ¿Por qué he tenido que cambiar algo que estaba bien? He incluso copias una receta espectacular al pie de la letra, dudando en algún paso que no "te suena" o "suena raro" y ya la has liado, jeje!... Porque anda que no tienen truco las fotos de las recetas de cocina en las revistas y libros...
    Es una buena idea hacer algún post sobre fallos que hayamos tenido para advertir a los menos expertos de lo que no se debe hacer en la cocina.
    Un beso grande mañica.

    ResponderEliminar
  19. Hola Alba. Comparto al cien por cien tus inquietudes blogueriles jj. He pensado y me ha pasado como a ti. No encuentro tiempo para visitar a todos los blog,s que sigo y me siguen, faltarían horas al día pero aunque sea con retraso procuro hacerlo. En cuanto a lo de las fotos tienes razón pero creo que al menos por lo que a mi respecta no soy un profesional de la foto ni mi blog es una escuela de cocina jj. Ya sé que una imagen vale por mil palabras y que un plato primero entra por la vista pero hay algunos platos que por la vista entran a la perfección y luego por la boca son incomestibles jj. En mi caso hago la foto sin más y a publicar. No son obras de arte pero al menos se comen. Te doy la razón en cuanto al cambio de hábitos y no monacales jj en las comidas. Muchos de los platos que hago solo los comemos mi mujer y yo jj porque a los demás si los sacas de lo que les apetece te lo dejan sin darte explicaciones jj. Vayamos al grano que me enrollo.
    Estas brochetas tienen que estar de vicio. una presentación muy lograda y con un acompañamiento fabuloso. Una delicia de plato.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.