martes, 19 de julio de 2016

Tallarines con mejillones



Con esta receta vuelvo a mis orígenes. A los platos de sofrito confitado tan característico de la cocina catalana. Al laurel, el ajo, y el aceite de oliva arbequina. Para terminar con un toque personal de peperoncino como homenaje a Italia, ese país al que adoro y en el que nacieron algunos de mis antepasados. Un plato para repetir siempre...


Imprescindible que los mejillones sean muy frescos y el caldo de pescado sustancioso. Una buena pasta algo gruesa para que la salsa se adhiera a ella y mucho mimo en su elaboración harán de este sencillo plato un manjar... 

Ingredientes para 4 comensales

1 1/2 de mejillones
500 g de tallarines de trigo duro
1 cebolla mediana
3 dientes de ajo
400 g de tomate muy maduro
250 ml Caldo de pescado (yo he usado el de Aldi)
Laurel
Pimienta en grano
Un toque de peperoncino picado
2 cucharaditas de espesante alimenticio
Aceite de aliva arbequina
Sal

Eligir mejillones frescos, de tamaño grande, o pedid al pescatero que os elija los mejillones que tengan más peso. 

En casa, lavar y raspar las valvas. Aclarar con agua limpia. Desechar los que estén rotos o abiertos.

Cortar la cebolla en brunoise y picar los ajos. En una cazuela u olla, sofreír en aceite de oliva hasta que empiecen a tomar color.

Añadir el tomate picado muy pequeño. Condimentar con sal, cinco o seis bolitas de pimienta negra en grano, y dos hojas de laurel. Sofreír a fuego muy lento hasta que pierda humedad y tenga textura de mermelada espesa.

Verter 150 ml de caldo de pescado en el sofrito. Introducir los mejillones, tapad, y poned a hervir a fuego suave. Después del primer hervor hay que remover y volver a tapar hasta que el caldo hierba de nuevo. Comprobar que todos los mejillones se hayan abierto. 

Si veis que la salsa queda algo corta añadir más caldo de pescado. Calentar la salsa de nuevo y engordarla ligeramente con el espesante. Éste reacciona solo con el calor del líquido caliente. Condimentar con el peperone y rectificar de sal si fuera necesario. 

Hervir los tallarines, a última hora, el tiempo que os indique el fabricante. Escurrir e introducirlos en la salsa caliente. Servir inmediatamente.





¡Qué aproveche!

2 comentarios:

  1. Me encantan los mejillones, qué ricos te han quedado con ese sofrito. Unos ingredientes sencillos, pero con un resultado genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, esos sofritos levantan el alma, qué ricos y cómo relazan los platos, un acierto la receta y la combinación deliciosa!!un beso guapa

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.