sábado, 4 de julio de 2015

Calabacín y berenjena rellena de beicon y queso


Más sencillo que hacer este plato es ir directamente al take away, os lo aseguro. Es perfecto para quienes empiezan a cocinar y quieren que no sobre nada en el plato. Además se puede dejar preparado y terminar con un golpe de horno poco antes de empezar a comer.

Me gusta acompañar estos bocaditos con ensalada de tomates Sherry y cebolla de verdeo bien aliñadito todo con una vinagreta suave y mucho orégano o albahaca fresca. Pero una verde también le queda fenomenal.

He dividido las tiras de hortalizas en tres trozos para que veáis que bien quedan para un pica pica, pero como entrante, o primer plato, se pueden hacer enteras.

Ingredientes

Berenjena
Calabacín
Beicon ahumado en tiras finas (o jamón York)
Queso semi 
Tomillo fresco
Aceite de oliva
Pimienta de molinillo
Sal


Calentar la plancha. Pasar las tiras de beicon vuelta y vuelta, lo justo para que cambien de color. Reservar.

Lavar y cortar las hortalizas a tiras finas (observar la fotografía). Bajar a fuego medio y asarlas en la misma plancha para que recojan el jugo del beicon. Rociar con un poco de aceite si hace falta, no deben quedar secas sino jugosas y al dente. Condimentar con un poco de sal si os gustan los sabores potentes; yo no lo suelo hacer hasta el final.

Recordar que las berenjenas no se comen crudas. A las berenjenas, champiñones enteros, y espárragos les va bien añadir unas gotitas de agua por encima mientras se cocinan en la plancha; luego hay que dejar que estas se evaporen antes de retirar del fuego. De ese modo se favorece la cocción. Normalmente se condimentan en el propio plato con aceite de oliva y sal, o alguna salsa adecuada para ellas.

Una vez tengáis todas las tiras cocinadas hacer libritos con el beicon y el queso de relleno. Disponer las tiras en una bandeja para horno y condimentar por encima con aceite de oliva, tomillo fresco, sal (ahora si) y pimienta negra.



Ya solo queda encender el horno bien fuerte. A continuación asar uno o dos minutos hasta que el queso se derrita. Cuidado porque se queman enseguida.

Nota: Hay varias clases de berenjenas en el mercado. La morada por lo general, una vez cortada, se deja sudar en un colador durante treinta minutos,  previo condimentado con sal. De ese modo se evita el amargor característico de esta hortaliza y también quedan más dorada al freír.

No todas las variedades moradas amargan, Yo suelo diferenciarlas por la forma, pero mejor que preguntéis en la frutería.

Las de variedad blanca y morada, (jaspeada) y blanca no amargan nada, por lo tanto se pueden usar al momento.




¡Y a disfrutar!..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.