miércoles, 8 de abril de 2015

Pastel de fresas y nata (mini)






No sé muy bien si fueron los sobaos los que me inspiraron este mini pastel o el hecho de que me cuesta un montón ponerme a hacer repostería; quizá sean las dos cosas juntas. La cuestión es que cuando los probé y vi que era lo que yo andaba buscando hacia tiempo, en cuanto a calidad y poca cantidad de azúcar se refiere, tardé menos que nada a ponerme manos a la obra.

La de vueltas que he dado para decir que es un postre ideal para vagas, jeje!.. 

Los sobaos los compre en una tienda donde venden dulces artesanos, pero en alguna gran superficie se pueden encontrar los de DO que también nos sirven. Los industriales, en mi opinión, son demasiado dulces. Están bien para mojar en la leche del desayuno, pero no me gustan como base para añadir otros elementos como puede ser chocolate, crema, o nata azucarada. No sé si se puede apreciar en la fotografía, pero el bizcocho es tan tierno que se deshace en el paladar. Y eso era precisamente lo que yo buscaba.

Para hacerlos necesitáis:      Sobaos  (2 por persona)
                                             Fresones
                                             Ron
                                             Leche
                                             Azúcar glass
                                             Nata montada azucarada ( de la congelada)
                                             Mantequilla
                                             Aro de cocina

Observaciones:

En la fotografía que ilustra la receta he utilizado fresones que tenía cortados y macerados solo con azúcar de un día para otro,  pero podéis usar los naturales siempre que estén maduros y sean dulces. 

En el collage de fotografías que podéis ver al final de la receta, los fresones son naturales y cortados a rodajas. En esta ocasión cambie la forma de usar la fruta porque ésta era lo suficientemente dulce. 

He empleado leche y ron para mojar ligeramente el bizcocho, pero se puede usar el mismo jugo/almíbar de la fruta macerada.

La nata debe descongelarse en la nevera de manera natural. Cada vez que la uséis volver a introducir en la nevera hasta que la volváis a necesitar. Si no lo hacéis así se os desmontará con la temperatura ambiente.

En dos dedos de leche mezclar una cucharada de ron.

Untar el aro con mantequilla. Dar forma al primer sobao, con la parte más tostada abajo, poniendo el aro encima y presionando suavemente. Reservar.

Hacer lo mismo con el segundo y dejar éste dentro del molde (la parte tostada abajo)

Echar unas cucharaditas de leche con ron por toda la superficie del bizcocho. Sed moderados, debe mojarse el bizcocho pero no deshacerse. (Leer las indicaciones que os pongo abajo en rojo.

Poner la primera capa de nata, cuatro cucharadas colmadas de las de café serán suficientes. Extender uniformemente, sin presionar, y a continuación distribuir por encima una capa de fresas sin dejar huecos. Extender por encima otra capa de nata.

Dar la vuelta a la tapa  del sobao reservado y mojar con moderación el bizcocho. Colocar encima la tapa sin presionar mucho (la parte tostada arriba) y ya podemos quitar el aro con cuidado. Mejor sujetar con un dedo la tapa mientras quitáis el aro.

Según se vayan haciendo cogedlos por abajo con una pala ancha y colocar los pastelitos en una bandeja que quepa en la nevera. Cuando los tengáis todos listos tapar con un papel film sin presionar y dejar reposar.

¡Se puede congelar! 

Antes de servir espolvorear con azúcar glass por encima.




Como os he comentado la capa de abajo del pastelito debe ir con la parte tostada hacia abajo. El hecho de que veías en el medio el bizcocho marrón es porque el sobao es cuadrado y el aro es redondo y el diámetro que he utilizado me venía justo para cortar; por un lado me sobraba sobao y por otro me faltaba. Así que lo que he hecho es recolocar el bizcocho y donde faltaba he puesto lo cortado. Es fácil de adaptar si se presiona un poco la base. Si usáis un molde más pequeño que el sobado no tendréis ese problema.

Arriba no he podido hacer lo mismo porque la tapa queda en el aire, casi fuera del aro, por eso no se ve redondo del todo. Es recomendable hacer una de prueba primero para que veáis las posibles dificultades y las tengáis previstas de antemano.

                                              
¡Y a disfrutar!

                                             


14 comentarios:

  1. Ha quedado perfecto tu pastel express!! me encanta!! además que al ser pequeño, no tenemos la tentación de ir a por más jajaja,
    Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  2. Tiene que ser una delicia y vaya bonito que queda...para no poder resistirse. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  3. Que belleza....ha quedado de revista!....y sin duda estaba delicioso!!......Alba puse el enlace de donde saque la receta de pastel, yo creo que queda mejor con manteca de cerdo, pero aca no encuentro.....es super delicioso, pero debes usar un buen queso....y dependiendo de la humedad del queso es la harina que lleva el relleno.....una amiga lo hizo y termino usando mas harina.....tu pastel me tento ahora que hay fresas!.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  4. Wow me ha encantado y me viene de maravilla. En casa somos poquito de dulces, pero unas fresas (con yogur, en lugar de nata) siempre nos gustan. Con los sobaos de base me has dado un idea genial, porque es un bocado pequeño y parece un postre muy "de fiesta". Me lo llevo :)
    Besos bonita.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que a veces apetece algún capricho dulce así de rápido, menuda tentación nos traes hoy porque si que se ve muy esponjoso y rico, difícil decir que no a un pastelito así. Delicioso y bonito con esos trozos de fresa asomando para que los veamos bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Un pastel de lujo, de los que se ven en las mejores pastelerías!!un beso

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta utilizar los sobaos también o bizcochos de soletilla en estos postres mini, adelantan trabajo y quedan super bien para darnos un capricho o agasajar a nuestra gente querida.
    Y fíjate que se me ha apetecido jaja....no tengo remedio......
    Besinos.

    ResponderEliminar
  8. Te han quedado de lujo y verás como cuando los repitas (que por la pinta que tienen, seguro que lo haces), te quedarán totalmente perfectos en cuanto a estética se refiere ( y porque lo dices tu, que yo no he notado nada en la foto), porque de sabor... no dudo que deben ser una delicia!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. para vagos pero bien bueno, me encantan las fresas, la nata y los sobaos, te ha quedo estupendo y la presentación de diez
    un besazo guapa

    ResponderEliminar
  10. Ummm que delicia¡¡¡ y que bonita presentacion, besos

    ResponderEliminar
  11. Que delicia de postre y con esa presentacion entra por los ojos y creo que nadie se puede resistir de hincarle el diente
    besinos

    ResponderEliminar
  12. Te mande un correo con la informacion....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  13. Si es para vagos me va genial, preciosa presentación!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Un gâteau bien gourmand. Il me plait.
    A bientôt

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.