lunes, 24 de junio de 2013

Pasta con anchoas y pesto de orégano fresco





Huelga decir que hay múltiples variedades y formas de pasta por lo que es un alimento que nos permite contentar a casi todos los comensales. 

Es importante que la pasta que utilicéis sea de calidad y que esté bien cocida. Nada tan sencillo como elegir pasta de trigo duro; cocerla en abundante agua hirviendo con un poco de sal, y seguir las instrucciones del fabricante en todo momento. 

La receta de hoy es asequible y resultona. Pasta de colores para ensalada, con unas anchoas en conserva y un buen aliño que convierten este plato en todo un lujo.


Para hacer 6 raciones he utilizado:

400 g de pasta de tomate, espinacas, y remolacha (Gigli)
1, 1/2 cucharada de orégano fresco de cosecha propia (su aroma y sabor son inigualables)
1, 1/2 latas de maíz dulce 
2 huevos cocidos
1, 1/2 frascos (de los de cristal) de anchoas en aceite de oliva
2 dientes de ajo medianos
75 g de piñones
1 cucharada colmada de mostaza antigua (o la que más os guste, siempre que no pique)
5 cucharadas de vinagre de manzana
Aceite de oliva 
Pimienta rosa
Cebollino
Sal

Primero vamos a preparar el pesto para tenerlo bien macerado cuando lo utilicemos.

Picar en el mortero uno a uno y en el siguiente orden: el ajo, los piñones, y 6 anchoas. Añadir la mostaza, y el orégano fresco. Mezclar bien y echar el vinagre para que se diluya todo. A continuación añadir el aceite de oliva. El suficiente para que el pesto se pueda remover sin dificultad.

Probar su sabor, antes de mezclar con la pasta, por si hubiera que rectificar algún condimento.

Es preferible no aumentar la proporción de mostaza porque se acaba apoderando de todos los sabores del plato.



A continuación cocer la pasta según el tiempo indicado por el fabricante. Escurrir bien y refrescar unos instantes bajo el grifo del agua fría. Dejar en un colador para que enfríe totalmente.

Ya sé que no es muy ortodoxo pasar la pasta por agua fría, abajo os explico por qué lo hago.

Cocer los dos huevos durante diez minutos, a partir del momento en que el agua empiece a hervir. Refrescar en agua fría, pelar y picar. Cortar las anchoas a trocitos, (solo le puse dos por persona) dejando alguna entera para adornar.

Verter la pasta en un bol amplio y mezclar con el maíz, el huevo cocido, y las anchoas. Añadir el pesto y mezclar con una cuchara hasta que la pasta quede bien impregnada.




Dejar reposar en la nevera, pero es mejor sacarla unos 10 minutos antes de servir para que se atempere un poco.

Una vez hayáis servido la pasta en el plato, añadir alguna anchoa entera y condimentar con cebollino y pimienta rosa de molinillo.

Queda muy rica si se acompaña de brotes verdes bien aliñados con aceite, vinagre, y sal.


Nota: Lo de pasar la pasta por agua fría para muchos es un sacrilegio. Yo no lo hago cuando el plato se sirve caliente. Preparo la salsa, hiervo la pasta e inmediatamente la introduzco bien escurrida en la salsa. Hay que servirlo al momento. La pasta para ensaladas debe estar elaborada de trigo duro y ser de calidad para que no quede pegajosa, pero de todos modos la enfrío bajo el grifo del agua porque me queda más suelta.

Os sugiero que veáis el apartado de ensaladas del blog (en el índice) muchas de ellas se pueden tomar como plato único.




Como sustitutivo del cebollino podéis utilizar la cebolleta picada, incluido el tallo verde. Este tiene un sabor y un color parecidos. 

Yo suelo guardarlos bien limpios en el congelador y luego los añado, cortados a trocitos, a la tortilla de patatas. Los tallos enteros también se pueden usar para hacer caldos, junto con las hierbas aromáticas y hortalizas, (apio, puerro, chirivía, nabo).





6 comentarios:

  1. Un plato de pasta con una salsa buenisima ,me encantan los ingredientes que le pusiste ,estupendo
    besinos

    ResponderEliminar
  2. Deliciosa pasta me encanta,saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alba, ni que decir tiene que has preparado un plato magnífico , que rico por favor........saludos paco

    ResponderEliminar
  4. Mmmm! qué pinta más buena tiene este plato de pasta. Tienes razón en que la pasta es "socorrida" y agradecida pero en esta ocasión el aliño no es cualquier cosa. Bueno, bueno, el orégano casero, qué maravilla! Un beso, hermosa

    ResponderEliminar
  5. Pues si, hoy hemos coincidido en hacer un buen plato de pasta con diferentes recetas y es que la pasta como tú dices en una u otra receta contenta a todo el mundo.
    Este pesto ha de estar muy, pero que muy rico, original para darle un sabor diferente al plato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que rico este pesto de orégano!! me encanta todo lo que lleva, te lo copio. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.