lunes, 23 de marzo de 2015

Rodaballo con langostinos en papillote



El rodaballo es un pescado blanco muy sabroso que admite todo tipo de preparaciones. Tanto si lo hacéis pasado por harina blanca y frito, al horno, a la plancha, o en papillote, la forma más ligera y vistosa para una comida formal, nunca os defraudará.

El aspecto del mismo no deja ver todas sus cualidades por esa razón hoy lo he querido presentar de una manera sencilla para que veáis que con un poco de imaginación se puede conseguir un gran resultado.



Pedir en la pescaderia que os saquen los filetes y llevaros también las raspas y la cabeza para hacer un fumet. Ya veréis que caldo más sabroso y perfumado hace, es de los que más me gusta para utilizar en platos finos, salsas, y cremas.


Ingredientes

Un rodaballo de 1 1/2 aprox. para cuatro personas
4 cebolletas de verdeo pequeñas
4 zanahorias pequeñas
12 langostinos grandes
Pimienta blanca
Cebollino fresco
Whisky
Aceite de oliva
Sal

Para el fumet

Las espinas y la cabeza del rodaballo
1 cebolla mediana
12 granos de pimienta negra
Un buen ramillete de perejíl fresco (imprescindible)
1/2 l de agua mineral
Sal
                                                              


Preparar el fumet con todos los ingredientes. Hervir por espacio de 30 minutos y colar. 

Limpiar los langostinos dejando la cola. Al separar la cabeza quitar también el intestino negro que veréis en la parte alta del lomo.

Poner cuatro o cinco cabezas en un cazo con un poco de aceite de oliva (apenas un hilo) y sofreír a fuego lento hasta que cojan un poco de color. Añadir 250 ml de caldo pescado y hervir cinco minutos. Poner la mezcla en otro recipiente y triturar. A continuación colar.

Reducir a fuego lento el fumet colado junto con una cucharada rasa de whisky por espacio de cinco minutos. 

Encender el horno a 200º

Colocar sobre papel para horno las hortalizas cortadas en juliana fina (utilizar también la parte verde más tierna de la cebolleta. Encima un filete de rodaballo y tres langostinos por comensal. Condimentar con sal, pimienta blanca, un hilo de aceite de oliva, y la reducción del fumet convertido en un riquísimo condimento con sabor a marisco, pero muy suave.

Cocinar durante 20 minutos, con el horno bien caliente, y servir inmediatamente.


Se sirve así


También podéis servirlo directamente en el plato, pero es preferible calentar éste primero. El pescado se enfría enseguida.




¡Qué aproveche!

8 comentarios:

  1. Estás súper perdida! Jejeje. Imagino que estarás muy ocupada y sin tiempo para nada.
    Es un pescado muy fino y la cocción en papillotte me gusta ya que conserva muy bien el sabor y es muy sana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno Alba, de mis peces preferidos :) Siempre lo hago entero y me rechupeteo las espinas cartilaginosas. Me encanta como lo has preparado.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que plato de lujo!!....los sabores me encantan sobre todo con un buen pescado!.........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  4. El papillot, me encanta y este rodaballo se ve muy rico, bss.

    ResponderEliminar
  5. Que rico Alba!! el rodaballo es una delicia y así preparado mucho mas. Besos

    ResponderEliminar
  6. Descubrí este pescado hace años en Portugal y me enamoré de él. Me lo sirvieron simplemente a la brasa y estaba para chuparse los dedos. Desde entonces, siempre que lo veo en la pescadería compro un poquito para ir probando recetas. La pena es que donde vivo, no siempre se pueda conseguir. Pero... me quedo con tu receta, porque me viene genial para poder comerlo ahora que estoy de dieta.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué receta más buena!.Esto lo tengo que probar yo, o tunearlo para el estuche de vapor.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Un plato de pescado super rico y sano ,me encanta
    besinos

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.