jueves, 31 de octubre de 2013

Boquerones fritos




Hace años, en mi pueblo había pescadores de los que salían a faenar por las noches en su propia barca a motor.  Barcas viejas y oxidadas, de pequeñas dimensiones, pintadas y repintadas de diversos colores que solían llevar algún nombre femenino en un lateral de la proa. Todas regresaban a puerto, con las primeras luces del alba, cargadas de pescado.

viernes, 25 de octubre de 2013

Pastel de patatas, cebollas, y beicon al horno.



Encima de una mesa sin más luz que la que asoma por una ventana no es la mejor manera de fotografiar un plato. Por esa razón, en su momento, aplacé publicar esta receta... Y han pasado los años, y el tiempo y la experiencia me han hecho ver que a veces la imperfección también transmite algo y que un plato tan sencillo y sabroso no se merece estar por más tiempo en la trastienda...

domingo, 13 de octubre de 2013

Patatas fritas



Todas estas maravillas me las ha enviado, desde Grandas de Salime, Miguel, un asturiano amigo del alma.

Las patatas proceden de su huerto. No sé si sabéis que las patatas de Grandas son famosas en 
Asturias. La miel y el orujo, hecho en casa, de un amigo personal suyo que aun conserva la costumbre ancestral de recolectar el néctar de las abejas (miel de truébano) y fabricar su propio licor. El choscu es un embutido al estilo de Tineo, hecho con lomo y lengua de cerdo, curado con pimentón. Se puede servir con rodajas de patata cocida o bien tomar como embutido. Os puedo asegurar que es riquísimo, me temo que no va a llegar ni la cuerda a la semana que viene...

martes, 1 de octubre de 2013

Pasta filo con gorgonzola y pera





Tiene calorías por un tubo para que lo vamos a negar. Entonces pensé... "pues de perdidos al río", y en lugar de hacer al horno estas delicias crujientes de gorgonzola y pera con un suave toque de comino, he preferido dorarlas en aceite de oliva suave que le han dado un aroma que quita el sentido. O sea resumiendo, que engordan con solo mirarlas, jeje!...

Pero que no cunda el pánico porque dos unidades por persona son más que suficientes para disfrutar del sabor de esta pequeña exquisitez, y si luego os dais una vuelta por el campo y cenáis ligerito...